sábado, mayo 25, 2019

«La canción de Ængus vagabundo», de William Butler Yeats

Traducción de Juan Carlos Villavicencio




Salí hacia el bosque de avellanos,
Porque tenía un incendio en mi cabeza,
Y corté y pelé una rama de avellano,
Y enganché a la hebra un fruto del bosque;
Y durante el vuelo de las polillas blancas,
Y titilando las estrellas como polillas,
Dejé caer aquel fruto en la corriente
Y capturé una pequeña trucha plateada.

Cuando la hube dejado en el suelo
Fui a soplar el fuego ardiente,
Pero algo crujió en el suelo,
Y alguien me llamó por mi nombre:
Se había convertido en una chica de tenue brillo
Con flores de manzano en su cabello
La que me llamó por mi nombre y corrió
Y se desvaneció a través del aire que iluminaba.

Aunque estoy viejo de tanto vagar
Por hondonadas y tierras montañosas,
Descubriré adonde ella ha partido,
Y besaré sus labios y tomaré sus manos;
Y caminaré a través del largo y jaspeado césped,
Y arrancaré hasta el fin de los tiempos
Las plateadas manzanas de la luna,
Las doradas manzanas del sol.




en The Wind Among the Reeds, 1899














The Song of Wandering Ængus



I went out to the hazel wood, / Because a fire was in my head, / And cut and peeled a hazel wand, / And hooked a berry to the thread; / And when white moths were on the wing, / And moth-like stars were flickering out, / I dropped the berry in the stream / And caught a little silver trout. // When I had laid it on the floor / I went to blow the fire aflame, / But something rustled on the floor, / And some one called me by my name: / It had become a glimmering girl / With apple blossom in her hair / Who called me by my name and ran / And faded through the brightening air. // Though I am old with wandering / Through hollow lands and hilly lands, / I will find out where she has gone, / And kiss her lips and take her hands; / And walk among long dappled grass, / And pluck till time and times are done / The silver apples of the moon, / The golden apples of the sun.









jueves, mayo 23, 2019

“El primer paso”, de David Le Breton





El tiempo es también por sí mismo un viajero sin reposo, como observa Bashō viendo pasar las estaciones y los días. El caminante impenitente hace de la ruta su albergue, aunque la muerte le salga al paso en el camino. Bashō declara el deseo de partir que crece en su interior tras un largo tiempo de retiro: «Desde hace algunos años, como jirón de nube invitado por el viento, no he parado de abrigar pensamientos de vagabundeo, por lo que estuve vagando por la costa, y el otoño del año pasado volví a mi choza en la ribera, donde quité las viejas telarañas, pero apenas acabado el año, ya en el cielo la niebla que la primavera levanta, se me ocurrió cruzar el paso de Shirakawa, como poseído por un dios y con el corazón enloquecido, como si me hiciera intimaciones el dios de los caminantes, de forma que nada pude ya traer entre manos. Remendé los trazos rotos de mis calzas, cambié las cintas de mi sombrero y, tras aplicar moxa a mis rodillas, fue ya todo poner el corazón en la luna de Matsushima, dejar a otros mi vivienda y mudarme» (Bashō, Senda hacia tierras hondas, 1993).

El primer paso, el único que cuenta según el dicho popular, no resulta siempre fácil: nos arranca de la tranquilidad de la vida cotidiana por un tiempo más o menos largo y nos libra a los avatares del camino, del clima, de los encuentros, de un horario que no limita ningún tipo de urgencia. Los demás, los amigos y los familiares, se alejan al ritmo de los pasos del caminante, batiendo el campo; cada vez le resultará más difícil volver atrás. El joven Laurie Lee se apresta a recorrer los ciento cincuenta kilómetros que separan su pueblo de Londres; pero los comienzos son amargos, la memoria le asalta ante los arbustos cubiertos de ramas de saucos y de gavanzas. Por un lado, la emoción que nace del recuerdo de las temporadas vividas en el hogar familiar; por otro, la ruta ardiente y desierta de un domingo impregnado de indiferencia en un tiempo dichoso en el que los automóviles todavía eran raros y no habían colonizado todo el espacio. Un mundo se extiende ante este caminante que duda todavía en dar el primer paso: «A lo largo de aquella mañana y aquella tarde solitarias me encontré deseando que apareciera algún obstáculo, alguna liberación, el ruido de pasos apresurados a mi espalda y las voces de mi familia pidiéndome que volviera» (Laurie Lee, Cuando partí una mañana de verano, 1985). Ninguna palabra acudirá a su llamada y romperá su nueva libertad: el mundo, ante él, sin límite, pronto lo llevará en un viaje iniciático por la España anterior a la guerra civil.

El trabajo se pone en suspenso; y todas las actividades rutinarias, las responsabilidades del día a día, los imperativos de la apariencia o de la disponibilidad para los otros. El caminante disfruta de ese precipitarse en el anonimato, de ese no estar para nadie, excepto para sus compañeros de ruta o los encuentros que surgen por el camino. Dar el primer paso es sinónimo de cambiar de existencia por un tiempo más o menos largo.

Los primeros pasos tienen la ligereza del sueño: el hombre camina en el filo de su deseo, con la cabeza llena de imágenes, disponible, sin conocer aún la fatiga que le espera de aquí a pocas horas. «Desde este instante —dice Victor Segalen—, puedo mantener que lo real imaginado es terrible, el mayor de los espantos. Nada sobrepasa el terror de un sueño que tuve aquella noche, víspera de la partida. Debo pues despertarme de un golpe: ya estoy en marcha» (Victor Segalen, Peintures, en Voyages ay pays du réel, 1993).

Pero partir no es suficiente, pues hay que preparar bien el viaje y no sobrestimar nuestras fuerzas. El entusiasmo de los primeros días pronto se reduce a unas proporciones más adecuadas, una vez terminadas ya esas aceleraciones repentinas propias de un estado afectivo vagabundo cuando este es dejado en libertad. Habrá que caminar horas o días, o semanas, hasta aprender por fin a andar derecho y a un ritmo regular.



en Elogio del caminar, 2000












miércoles, mayo 22, 2019

«Rambo: Primera sangre», de David Morrell

Fragmento / Traducción de Carmen Vergara





Miró hacia donde el camino se dirigía a la ciudad y hacia dónde se alejaba de la ciudad, y entonces se decidió. Cogió la cuerda de su saco de dormir, la pasó por encima del hombro y comenzó a caminar rumbo a Madison otra vez.

Los árboles, a ambos lados del camino que descendía por la colina rumbo a la ciudad, eran mitad verdes y mitad rojizos; las hojas rojizas pertenecían a las ramas que colgaban sobre la carretera. Por los gases de los escapes, pensó. Los gases de los escapes las matan temprano.

Aquí y allá, al costado del camino, se veían animales muertos, posible-mente embestidos por los coches, hinchados y cubiertos de moscas, tirados bajo el sol. Un gato en primer lugar, con rayas semejantes a las de un tigre —parecía haber sido un animal bastante hermoso además—, luego un perro, un cócker, después un conejo y finalmente una ardilla. Esa era otra cosa que le debía a la guerra. Observaba mucho más las cosas muertas. No con horror. Solamente con curiosidad por saber cómo habían alcanzado su fin.

Pasó junto a ellos, por el costado derecho del camino, haciendo señas con el dedo pulgar para que alguien le recogiera. Su ropa tenía una fina capa de tierra amarilla, el pelo largo y la barba estaban sucios y enmarañados, y todos los que pasaban en los coches le miraban pero ninguno se detuvo para recogerle. ¿Por qué no haces algo para mejorar tu aspecto? pensó. Aféitate y córtate el pelo. Arregla tu ropa. Así podrás conseguir que alguien te recoja. Porque una navaja es un freno para ti, y porque para cortarte el pelo tienes que gastar dinero con el que podrías comprar comida, y además ¿dónde te afeitarías? No se puede dormir en un bosque y salir de allí hecho un príncipe. ¿Y entonces por qué caminas de un lugar a otro y duermes en los bosques?

Tras esta pregunta su mente giró con un movimiento circular y volvió a pensar en la guerra. Piensa en otra cosa, se dijo a sí mismo. ¿Por qué no das media vuelta y te alejas? ¿Por qué volver a esta ciudad? No es nada especial.

Tengo derecho a decidir por mí mismo si quiero o no quedarme allí. No voy a tolerar que lo decida otra persona por mí.

Pero ese policía es más amable que los otros. Más razonable. ¿Por qué contrariarle? Haz lo que te dijo.

El hecho de que una persona sonría cuando se entrega una bolsa llena de mierda, no significa que tengo que aceptarla. Me importa un comino que sea amable. Lo que me importa es lo que hace.

Pero tú pareces algo indómito, capaz de armar lío. Ese es un punto a favor de él.

Yo también tengo un punto a mi favor. La misma cosa me ha sucedido en quince malditas ciudades. Esta será la última. No volverán a echarme de mala manera.

¿Por qué no se lo explicas a él, aclaras un poco tu situación?

¿O tienes ganas de verte envuelto en un lío? Estás ansioso por entrar en acción, ¿verdad? Así puedes demostrar lo que vales, ¿no es así?

No tengo por qué dar explicaciones sobre mi persona a él o a ningún otro. Después de lo que he pasado, tengo ciertos derechos que no necesitan explicación alguna.

Cuéntale por lo menos cómo obtuviste tu medalla, lo que te costó.

Era demasiado tarde ya para impedir que su mente completara el movi-miento circular. Volvió a pensar en la guerra otra vez.





1972



















martes, mayo 21, 2019

“No le pidan más dinero a la poesía”, de Jaime Huenún





No le pidan más dinero a la poesía,
no más viajes y subsidios, no más luces;
ya la pobre se ha quedado en bancarrota,
ni una papa encontrarán en su alacena.
Déjenla que se vaya por el mundo,
toda coja, toda enclenque, toda seca,
vieja, sola y afirmada en su bastón.
Se acabó la bonanza, proxenetas,
oh, malditos desleales, azulosos,
y barbudos palabreros del montón.



en Fanon City Meu, 2014

Das Kapital Ediciones












lunes, mayo 20, 2019

«Me parece un par de los dioses...», de Safo

Versión de Juan Carlos Villavicencio





Me parece un par de los dioses
aquel hombre que se sienta frente a ti
y escucha tan cerca
tu dulce voz

y tu preciosa risa. De verdad pone
mi corazón a palpitar en mi pecho,
desde el momento que te miro, ya más
no puedo hablar;

mi lengua se adormece; un delicado fuego
corre sigilosamente bajo mi piel;
nada ven mis ojos, truenan
y zumban mis oídos,

el sudor fluye a raudales, un temblor
se apodera de mí, me vuelvo más pálida
que el trigal y me parece
que no estoy lejos de morir.

Acaso todo deba ser soportado…









Pintura original: 
«Sappho and Erinna in a Garden at Mytilene», 
de Simeon Solomon (1864)


















domingo, mayo 19, 2019

“Algún día escribiré una carta a Dios”, de Santiago Elordi





En el vasto universo las estrellas muertas
Continúan alumbrando las noches de Bolivia.

El símbolo de Bolivia no es la ruina saqueada
Ni los coloridos trajes de las mamitas en los mercados.

Los tiempos proyectan nuevas escenas
Donde una pareja se registra en un hotel vacío.

Algún día le escribiré una carta a Dios
Para confesarle un plan delirante:

Porque la poesía de amor perdió su lugar
Convertiré la casa de la nieve en un puterío.

Será un servicio en las alturas de Bolivia
Para lavar las heridas.

Atenderé despechadas de todos los países
Serán tantas que me haré rico.

Entonces cuando llegue el invierno Boliviano
Le compraré un abrigo rojo a mi Gata.

Para continuar este viaje
Y encender la casa de la nieve.



en Vine a sacudir las montañas con tu nombre, 2002












sábado, mayo 18, 2019

“Pasos en la arena”, de Guo Moruo*





El sol brilla a mi derecha
y proyecta toda mi sombra
en el mar que está a mi izquierda.
En la arena de la orilla quedan las huellas
            de mis pasos.

El sol brilla a mi izquierda
y proyecta toda mi sombra
en el mar que está a mi derecha.
En la arena de la orilla quedan las huellas
            de mis pasos.

El sol brilla tras de mí
y proyecta toda mi sombra
en el mar que está ante mí.
Marea, no borres las huellas de mis pasos
            en la arena.

El sol brilla ante mí.
Dime, sol, ¿toda mi sombra está proyectada
en el mar que está a mi espalda?
¡Oh, la marea ha borrado ya las huellas de mis pasos
            en la arena!



en Poesía china, 1960

Selección y traducción de Rafael Alberti y María Teresa León

* Guo Moruo (1892-1978): también conocido como Kuo Mo Jo












viernes, mayo 17, 2019

“La última carga”, de Theodore Enslin





No tuvimos mucho tiempo
antes de que el aserradero cerrara,
y sabía que él le temía a la nieve.
La tranquilidad con la que hablaba,
cómo se apoyó en el tronco, y saltó la cerca, 
no tenía desperdicio.
No dijo lo que estaba pensando,
pero todos sabíamos que estaba corriendo
            contra el viento.
Unos pocos zorzales se amontonaban
            en el olmo desnudo.
Se sacudió la cabeza mientras aseguraba
            la útlima cadena.



en Fin del invierno en Maine & otros poemas, 2012

Editorial Barba de Abejas












jueves, mayo 16, 2019

“Diario de la peste (Allende ha muerto)”, de Manuel Illanes





21:15. Animales huyendo de la cólera del Señor del Frío, blue jeans gastados,

el viento que cosquillea entre las nalgas tumefactas –víspera del primer día del invierno-, la temperatura de la época bordea los cero grados.

Nerviosos pasajeros descienden de los autobuses y caminan asustados por las veredas apenas iluminadas,

nerviosos, con la rapidez del refugiado que corre hacia el búnker para guarecerse bajo tierra.
Animales huyendo de la cólera del Señor del Desamparo, sucios blue jeans.

22:36. Por las axilas de la ciudad se desparraman cientos de grafitis como un sudor ácido que baja por los miembros y ensucia la santidad de toda higiene.

El supermercado desgarra la neblina de los neones como un sorprendente Frankenstein batiéndose entre las oscuras aguas de zonas abandonadas y eriazos rebosantes de ortigas, sus pasillos vacíos, sus carros alineados por alguna extraña fuerza levitando en los márgenes de la oscuridad,

espejismo inflamado y después consumido.

El aroma de la orina es el incienso que se eleva desde los altares de adobes derrumbados e improvisados estacionamientos.

Calaminas oxidadas en las azoteas, musgo y calcetines perdidos, amarillos titulares desgarrados como islas de un archipiélago de nuestra Terra Australis, las ropas a medio secar flotando en la ribera de la noche

nuestra hambre ya sin brújula.

08:10. En los extramuros de la ciudad, la escarcha llena de canas la cabeza de viejos neumáticos abandonados al borde del camino, Pudahuel Sur.

10:32. La dentadura del tiempo deja su huella irregular sobre las fachadas de iglesias & burdeles.

Cuarzo de mandíbulas apretadas, nicotina de frustrados deseos, larga espera de los juglares en cesantía.

Nudos de perros vagos se adhieren al sueño como costras en las plazas públicas.

Un hombre encorvado barre fragmentos de vidrio y hojas, disimula una nube de sangre como si fuese una mancha de aceite sobre una tersa camisa.

15:22. El disco solar bailotea tristemente sobre los adoquines, su vigor huye de los ojos eclipsados en los restoranes, oficinistas, albañiles, estudiantes, ojos como tambores deslizando su tam tam seco por la ciudad.

16:45. Escozor en las ingles, coitos de púberes entre la maleza de los cerros y los sucios arbustos de la Lumpen sudaca.

17:30. Los descendientes de Lao Tsé comercian frituras en las calles atestadas de animistas & católicos.

Asalariados sin órbita acampan en un cráter céntrico, restauran los pilares del quebrantado Diego Portales bajo una cortina de chispas y escombros. Así, el concreto de nuestra política futura contiene la cal y el huevo, el barro de los hijos de las uñas de arcilla.

La herrumbre de las puertas dice más de cada corazón que nuestras propias palabras.

Carrocerías tapizan el horizonte a un lado y otro de la carretera un lado y otro de la carretera.

19:13. Soledad de los cubículos y los cibernautas tras las conexiones caídas.

20:32. Los vamos a cagar Guerra entre clases Los leprosos Fuera de Servicio En Jesús todas las cosas son hechas nuevas 1º de mayo Nada que celebrar Mudanzas La única iglesia que ilumina es la que arde Claro está invirtiendo en ti Satán es el rey Expendio de bebidas alcohólicas Seguridad y confianza Para su seguridad este vehículo solamente se pone en marcha con las puertas cerradas Farmacias Ahumada Internet donde yo quiera Cuarto de Libra con queso $990 401 Maipú las Condes Escape ¡ESCAPE! ¡ESCAPE!

23:05. Demos gracias al Cristo de los narcóticos por nuestras noches, más serenas que un erial.

01:40. Asaltantes & narcos se disputan los barrios.

El aleteo de una luciérnaga púrpura raja la oscuridad de los callejones.



en Diario de la peste, 2019

G0 Ediciones













miércoles, mayo 15, 2019

«El arte de la guerra», de Sun Tzu

Versión de Thomas Cleary / Traducción al castellano de Alfonso Colodrón






Selección


La acción militar es de importancia vital para un país; constituye la base de la vida y de la muerte, el camino de la supervivencia y de la aniquilación; por ello, es absolutamente indispensable examinarla.

*

El Camino significa inducir al pueblo a que tenga el mismo objetivo que sus dirigentes para que puedan compartir la vida y la muerte sin temor al peligro.

La autoridad es una cuestión de inteligencia, honradez, humanidad, valor y severidad.

*

Una operación militar implica engaño. Aunque seas competente, aparenta ser incompetente. Aunque seas efectivo, muéstrate ineficaz.

*

Desanímalos [a los enemigos] con la perspectiva de tu victoria, sorpréndelos mediante la confusión.

*

Utiliza la cólera para confundirlos.

*

Utiliza la humildad para que se muestren arrogantes. Cánsalos huyendo e introduce la división entre ellos. Atácalos cuando estén desprevenidos y haz tu movimiento cuando no se lo esperen.

*

La formación y los procedimientos utilizados en la estrategia militar no deben ser divulgados previamente.

*

Cuando estés en medio de la batalla, incluso aunque estés ganando, continuar mucho tiempo en ella desanimará a tus tropas y embotará tu espada; si estás asediando una ciudadela, agotarás tus fuerzas. Si mantienes a tu ejército durante mucho tiempo en campaña, tus suministros serán insuficientes.

*

Cuando tus tropas están desanimadas, tu espada embotada, agotadas tus fuerzas y tus suministros son escasos, los demás se aprovecharán de tu debilidad para sublevarse. Entonces, aunque tengas consejeros sabios, al final no podrás hacer que las cosas salgan bien.

Por esta causa, he oído hablar de operaciones militares que han sido torpes y repentinas, pero nunca he visto a ningún experto en el arte de la guerra que mantuviese la campaña por mucho tiempo. Nunca es beneficioso para una nación dejar que una operación militar se prolongue por mucho tiempo.

*

Cambia sus colores [de los soldados enemigos hechos prisioneros], utilízalos mezclados con los tuyos. Trata bien a los soldados y préstales atención.

*

Así pues, lo importante en una operación militar es la victoria y no la persistencia.

La persistencia no es beneficiosa. Un ejército es como el fuego: si no lo apagas, se consumirá por sí mismo.

*

La regla general para la utilización de los medios militares consiste en que es mejor conservar un país [enemigo] intacto que destruirlo. Es mejor capturar intacto a su ejército que destruirlo, mejor mantener una división intacta que destruirla, mejor mantener un batallón intacto que destruirlo, mejor mantener una unidad intacta que destruirla.

*

Los guerreros superiores atacan mientras los enemigos están proyectando los planes. A continuación, lo mejor es deshacer las alianzas. Después de estas dos tácticas, la mejor es atacar al ejército.

*

La peor táctica es atacar a una ciudad. Asediar una ciudad solo se lleva a cabo como último recurso.

*

Por lo tanto, un verdadero maestro de las artes marciales vence a otras fuerzas enemigas sin batalla, conquista otras ciudades sin asediarlas y destruye a otras naciones sin emplear mucho tiempo.

*

Así pues, la ley de la utilización de la fuerza militar es la siguiente: si tus fuerzas son diez veces superiores a las del adversario, rodéalo; si son cinco veces superiores, atácalo; si son dos veces superiores, divídelo.

Si tus fuerzas son iguales en número, lucha si te es posible. Si tus fuerzas son inferiores, mantente apartado si puedes hacerlo. Si eres inferior en número, huye si puedes.

*

Los generales son servidores de la nación. Cuando su servicio es completo, el país es fuerte. Cuando su servicio es deficiente, el país es débil.

*

Así pues, existen tres maneras en las que un gobierno civil lleva al ejército al desastre. Cuando un gobierno civil, ignorando los hechos, ordena avanzar a sus ejércitos o retirarse cuando no deben hacerlo; a esto se le llama inmovilizar al ejército. Cuando un gobierno civil ignora los asuntos militares, pero comparte en pie de igualdad el mando del ejército, los soldados acaban confusos. Cuando los gobernantes civiles ignoran cómo llevar a cabo las maniobras militares, pero comparten por igual su dirección, los soldados están vacilantes. Una vez que los ejércitos están confusos y vacilantes, empiezan los problemas procedentes de los adversarios. A esto se le llama perder la victoria por trastornar el aspecto militar.

*

Por consiguiente, se dice que si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.

*

La invencibilidad está en uno mismo, la vulnerabilidad en el adversario.

Por esto, los guerreros expertos pueden ser invencibles, pero no pueden hacer que sus adversarios sean vulnerables.

*

Por esto es por lo que se dice que la victoria puede ser percibida, pero no fabricada.

La invencibilidad es una cuestión de defensa; la vulnerabilidad, una cuestión de ataque.

*

Los expertos en la defensa se esconden en las profundidades de la tierra; los expertos en maniobras de ataque se esconden en las más elevadas alturas del cielo. De esta manera pueden protegerse y lograr la victoria total.

*

No se requiere mucha fuerza para levantar un cabello, no es necesario tener una vista aguda para ver el sol y la luna, ni se necesita tener mucho oído para escuchar el retumbar del trueno.

*

Así pues, los buenos guerreros toman posición en un terreno en el que no pueden perder, y no pasan por alto las condiciones que hacen a su adversario proclive a la derrota.

En consecuencia, un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después.

*

Los que utilizan bien las armas cultivan el Camino y observan las leyes. Así pueden gobernar prevaleciendo sobre los corruptos.

*

Así pues [los recursos de], los expertos en métodos heterodoxos son infinitos como el cielo y la tierra, inagotables como los grandes ríos. Cuando llegan a un final, empiezan de nuevo, como los días y los meses; mueren y renacen como las cuatro estaciones.

*

Existen cinco notas en la escala musical, pero sus variaciones son tantas que no pueden oírse. Sólo existen cinco colores básicos, pero sus tonos son tan numerosos que no pueden verse. Solo hay cinco gustos básicos, pero sus variantes son tantas que no pueden ser saboreados. Solo hay dos clases de cargas en la batalla: el ataque extraordinario por sorpresa y el ataque directo ordinario, pero sus variantes son innumerables. Lo ortodoxo y lo heterodoxo se originan recíprocamente, como un círculo sin comienzo ni fin; ¿quién podría agotarlos?

Cuando la velocidad del agua que fluye alcanza el punto en el que puede mover cantos rodados, esta es la fuerza del ímpetu. Cuando la velocidad del halcón es tal que puede atacar y matar, esto es precisión. Lo mismo ocurre con los guerreros expertos: su fuerza es rapidez, su precisión es certera. Su fuerza es como disparar una catapulta, su precisión es como soltar el disparador.

*

El desorden llega del orden, la cobardía surge del valor, la debilidad brota de la fuerza.

*

El orden y el desorden son una cuestión de organización; la valentía y la cobardía son una cuestión de ímpetu; la fuerza y la debilidad son una cuestión de la formación de batalla.

*

Por lo tanto, los que hacen moverse con pericia a los adversarios establecen órdenes de batalla que saben con seguridad que los enemigos van a seguir, les dan lo que estos están seguros que van a tomar. Hacen moverse a los enemigos con la perspectiva del triunfo, esperando que caigan en la emboscada.

*

En consecuencia, los buenos guerreros buscan la efectividad en la batalla a partir de la fuerza del ímpetu y no de la fuerza de cada soldado. Así pues, son capaces de escoger a la gente y dejar que la fuerza del ímpetu haga su trabajo.

*

Hacer que los soldados luchen permitiendo que la fuerza del ímpetu haga su trabajo es como hacer rodar troncos y rocas. Los troncos y las rocas permanecen inmóviles cuando están en un lugar plano, pero ruedan en un plano inclinado; se quedan fijos cuando son cuadrados, pero giran si son redondos. Por lo tanto, cuando se conduce a los hombres a la batalla con pericia, el impulso es como rocas redondas que se precipitan montaña abajo: esta es la fuerza.

*

Los que llegan primero al campo de batalla y esperan al adversario están en posición descansada; los que llegan los últimos al campo de batalla y entablan la lucha quedan agotados.

*

Lo que impulsa a los adversarios a venir hacia ti por propia decisión es la perspectiva de ganar. Lo que desanima a los adversarios de ir hacia ti es la probabilidad de sufrir daños.

Así, cuando los adversarios están en posición favorable, es posible cansarlos. Cuando están bien alimentados, es posible hacerlos morir de hambre. Cuando están descansando, es posible hacer que se pongan en movimiento.

*

Aparece donde no puedan ir, dirígete hacia donde menos se lo esperen. Para desplazarte cientos de kilómetros sin cansancio, atraviesa tierras despobladas.

*

Sé extremadamente sutil, hasta el punto de no tener forma. Sé completamente misterioso, hasta el punto de ser silencioso. De este modo podrás dirigir el destino de tus adversarios.

*

Por lo tanto, cuando quieras entrar en batalla, incluso si el adversario está atrincherado en una posición defensiva, no podrá evitar luchar si atacas en el lugar en el que debe acudir irremediablemente al rescate.

*

Por lo tanto, el punto final de la formación de un ejército es llegar a la no forma. Cuando no tienes forma, el espionaje encubierto no puede descubrir nada, ya que la información no puede crear una estrategia.

*

Las formaciones militares son como el agua: la naturaleza del agua es evitar lo alto e ir hacia abajo; la naturaleza de la fuerza militar es evitar lo lleno y atacar lo vacío; el flujo del agua está determinado por la tierra; la victoria de la fuerza militar viene determinada por el adversario.

Así pues, una fuerza militar no tiene formación constante, lo mismo que el agua no tiene forma constante: se llama genio a la capacidad de obtener la victoria cambiando y adaptándose según el enemigo.

*

La regla ordinaria para el uso de la fuerza militar es que el mando del ejército reciba órdenes de las autoridades civiles y después reúne y concentra a las tropas, acuartelándolas juntas. Nada es más difícil que la lucha armada.

*

A menos que conozcas las montañas y los bosques, los desfiladeros y los pasos, y la disposición de los pantanos y de las marismas, no puedes maniobrar con una fuerza armada. A menos que utilices guías locales, no puedes aprovecharte de las ventajas del terreno.

*

Por consiguiente, una fuerza militar se establece mediante el engaño, se moviliza mediante la esperanza de recompensa, y se adapta mediante la división y la combinación.

*

Por eso, cuando una fuerza militar se mueve con rapidez es como el viento; cuando va lentamente es como el bosque; es voraz como el fuego e inmóvil como las montañas.

*

Es tan difícil de conocer como la oscuridad; su movimiento es como un trueno que retumba.

*

Actúa después de haber hecho una estimación. Gana el que conoce primero la medida de lo que está lejos y lo que está cerca: esta es la regla general de la lucha armada.

*

Un antiguo libro que trata de asuntos militares dice: «Las palabras no son escuchadas, por eso se hacen los címbalos y los tambores. Las banderas y los estandartes se hacen a causa de la ausencia de visibilidad». Címbalos, tambores, banderas y estandartes se utilizan para concentrar y unificar los oídos y los ojos de los soldados. Una vez que están unificados, el valiente no puede actuar solo, ni el tímido puede retirarse solo: esta es la regla general del empleo de un grupo.

*

Así pues, en batallas nocturnas utiliza fuegos y tambores, y en batallas diurnas sírvete de banderas y estandartes, para manipular los oídos y los ojos de los soldados.

*

De esta forma, tienes que hacer desaparecer la energía de sus ejércitos y desmoralizar a sus generales.

*

De este modo, la energía de la mañana está llena de ardor, la del mediodía decae y la energía de la noche se retira; en consecuencia, los expertos en el manejo de las armas evitan la energía entusiasta, atacan la decadente y la que se bate en retirada. Son ellos los que dominan la energía.

*

Utilizar el orden para enfrentarse al desorden, utilizar la calma para enfrentarse con los que se agitan, esto es dominar el corazón.

*

Dominar la fuerza es esperar a los que vienen de lejos, aguardar con toda comodidad a los que se han fatigado, y con el estómago saciado a los hambrientos.

*

Evitar la confrontación contra formaciones de combate bien ordenadas y no atacar grandes batallones constituye el dominio de la adaptación.

Por tanto, la regla general de las operaciones militares es no enfrentarse a una gran montaña ni oponerse al enemigo que se halla de espaldas a esta.

*

No consumas la comida de sus soldados.

*

No detengas a ningún ejército que esté en camino hacia su país.

*

Hay que dejar una salida a un ejército rodeado.

*

No presiones a un enemigo desesperado.

*

No permitas instalar un campamento en un terreno difícil. No dejes que se establezcan relaciones diplomáticas en las fronteras. No permanezcas en un territorio árido ni aislado.

*

Existen rutas que no han de seguirse, ejércitos que no han de ser atacados, ciudadelas que no deben ser asediadas, terrenos sobre los que no se debe combatir, y órdenes de gobernantes civiles que no deben ser obedecidas.

*

Por lo tanto, las consideraciones de la persona inteligente siempre incluyen el beneficio y el daño. Cuando considera el beneficio, su acción se expande; cuando considera el daño, sus problemas pueden resolverse.

*

Por ello, lo que retiene a los adversarios es el daño; lo que los mantiene ocupados es la acción, y lo que los motiva es el beneficio.

*

Por esto, existen cinco rasgos que son peligrosos en los generales. Los que están dispuestos a morir pueden perder la vida; los que quieren preservar la vida pueden ser hechos prisioneros; los que son proclives a la ira pueden ser ridiculizados; los que son muy puritanos pueden ser deshonrados; los que son emocionales pueden ser turbados.

*

Estos son cinco rasgos que constituyen defectos en los generales y que son desastrosos para las operaciones militares.

*

Si estacionas al ejército para observar al enemigo, corta los pasos de montañas e instálate en los valles.

Presta atención a la luz y mantente en posiciones elevadas. Cuando combatas en una montaña, no ataques cuesta arriba.

*

Cuando el agua te corte el paso, aléjate. No te enfrentes a los enemigos en el agua; es conveniente dejar que pasen la mitad de las tropas y después atacarlas.

Si deseas combatir, no te enfrentes al enemigo cerca del agua. Presta atención a la luz, permanece en posiciones elevadas y no te sitúes río abajo.

*

Si atraviesas marismas, hazlo rápidamente y no te demores en ellas. Si te encuentras frente a un ejército en medio de unas marismas, permanece cerca de sus plantas acuáticas, respaldado por los árboles.

*

Generalmente, un ejército prefiere un terreno elevado y evita un terreno deprimido, aprecia la luz y detesta la oscuridad.

*

Siempre que un terreno presente barrancos infranqueables, lugares cerrados, trampas, riesgos, grietas y prisiones naturales, debes abandonarlo rápidamente y no acercarte a él. En lo que a mí concierne, siempre me mantengo alejado de estos accidentes del terreno, de manera que los adversarios estén más cerca que yo de ellos; doy la cara a estos accidentes, de manera que queden a espaldas del enemigo.

*

Cuando un ejército se está desplazando, si atraviesa territorios montañosos con muchas corrientes de agua y pozas, o depresiones cubiertas de juncos, o bosques vírgenes llenos de árboles y vegetación, es imprescindible escudriñarlos totalmente y con cuidado, ya que estos lugares son proclives a las emboscadas y a los espías.

*

Cuando el enemigo está cerca, pero permanece en calma, quiere decir que se halla en una posición fuerte. Cuando está lejos, pero intenta provocar hostilidades, quiere que avances. Si, además, su posición es accesible, eso quiere decir que le es favorable.

*

Si se mueven los árboles, es que el enemigo se está acercando. Si hay obstáculos entre los matorrales, es que has tomado un mal camino.

*

Si los pájaros alzan el vuelo, hay tropas emboscadas en el lugar. Si los animales están asustados, existen tropas atacantes. Si se elevan columnas de polvo altas y espesas, hay carros que se están acercando; si son bajas y anchas, se acercan soldados a pie. Humaredas esparcidas significan que se está cortando leña. Pequeñas polvaredas que van y vienen indican que se está instalando un campamento.

Si los emisarios del enemigo pronuncian palabras humildes mientras que este incrementa sus preparativos de guerra, esto quiere decir que va a avanzar. Cuando se pronuncian palabras altisonantes y se avanza ostentosamente, es señal de que el enemigo se va a retirar.

*

Si la mitad de sus tropas avanza y la otra mitad retrocede, es que el enemigo piensa atraerte a una trampa.

*

Si los soldados enemigos se apoyan unos en otros, es que están hambrientos. Si los aguadores beben en primer lugar, es que las tropas están sedientas.

Si el enemigo ve una ventaja pero no la aprovecha, es que está cansado.

Si los pájaros se reúnen en el campo enemigo, es que el lugar está vacío.

*

Si el ejército no tiene disciplina, esto quiere decir que el general no es tomado en serio.

Si los estandartes se mueven, es que está sumido en la confusión.

*

Si sus emisarios muestran irritación, significa que están cansados.

*

Si se producen murmuraciones, faltas de disciplina y los soldados hablan mucho entre sí, quiere decir que se ha perdido la lealtad de la tropa.

*

Ser violento al principio y terminar después temiendo a los propios soldados es el colmo de la ineptitud.

*

En asuntos militares no es necesariamente más beneficioso ser superior en fuerzas, sino solo evitar actuar con violencia innecesaria; es suficiente con consolidar tu poder, hacer estimaciones sobre el enemigo y conseguir reunir tropas; eso es todo.

El enemigo que actúa aisladamente, que carece de estrategia y que toma a la ligera a sus adversarios, inevitablemente acabará siendo capturado.

*

Cuando las órdenes se dan de manera consecuente para edificar a las tropas, estas las aceptan. Cuando las órdenes no son dadas de manera consecuente para edificar a las tropas, estas no las aceptan. Cuando las órdenes son justas, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo.

*

Cuando puede transitarse por ambos lados, se dice que el terreno es fácilmente accesible. Cuando el terreno sea fácilmente accesible, sé el primero en establecer tu posición, eligiendo las alturas soleadas; una posición que sea adecuada para los accesos de suministros; con todo ello tendrás ventaja cuando libres la batalla.

*

Los generales que son derrotados son aquellos que son incapaces de calibrar a los adversarios, entran en combate contra fuerzas superiores en número o mejor equipadas, y no seleccionan a sus tropas según los niveles de preparación de las mismas.

*

…cuando las leyes de la guerra señalan una victoria segura, es claramente apropiado entablar batalla, incluso si el gobierno ha dado órdenes de no atacar. Si las leyes de la guerra no indican una victoria segura, es adecuado no entrar en batalla, aunque el gobierno haya dado la orden de atacar. De este modo, se avanza sin pretender la gloria, se ordena la retirada sin evitar la responsabilidad, con el único propósito de proteger a la población y en beneficio también del gobierno; así se rinde un servicio valioso a la nación.

*

Mira por tus soldados como miras por un recién nacido; así estarán dispuestos a seguirte hasta los valles más profundos; cuida de tus soldados como cuidas de tus bienamados hijos, y morirán gustosamente contigo.

Pero si eres tan amable con ellos que no los puedes utilizar, si eres tan indulgente que no les puedes dar órdenes, tan informal que no puedes disciplinarlos, tus soldados serán como niños mimados y, por lo tanto, inservibles.

*

Por lo tanto, los que conocen las artes marciales no pierden el tiempo cuando efectúan sus movimientos, ni se agotan cuando atacan. Debido a esto, se dice que cuando te conoces a ti mismo y conoces a los demás, la victoria no corre peligro; cuando conoces el cielo y la tierra, la victoria es absoluta.

*

Los que antiguamente eran considerados como expertos en el arte de la guerra eran capaces de hacer que el enemigo perdiera contacto entre su vanguardia y su retaguardia, la confianza entre las grandes y las pequeñas unidades, el interés recíproco por el bienestar de los diferentes rangos, el apoyo mutuo entre gobernantes y gobernados, el alistamiento de soldados y la coherencia de sus ejércitos. Estos expertos entraban en acción cuando les era ventajoso, y se retenían en caso contrario.

*

En una invasión, por regla general, cuanto más se adentran los invasores en el territorio ajeno, más fuertes se hacen, hasta el punto de que el gobierno nativo no puede ya expulsarlos.

*

Sitúa a tus tropas en un punto que no tenga salida, de manera que tengan que morir antes de poder escapar. Porque, ¿ante la posibilidad de la muerte, qué no estarán dispuestas a hacer? Los guerreros dan entonces lo mejor de sus fuerzas. Cuando se hallan ante un grave peligro, pierden el miedo. Cuando no hay ningún sitio a donde ir, permanecen firmes; cuando están totalmente adaptados a un terreno, se aferran a él. Si no tienen otra opción, lucharán [hasta el final].

*

Así pues, una operación militar preparada con pericia debe ser como una serpiente veloz que contraataca con su cola cuando alguien le ataca por la cabeza, contraataca con la cabeza cuando alguien le ataca por la cola, y contraataca con cabeza y cola cuando alguien le ataca por sus anillos.

*

Puede preguntarse la cuestión de si es posible hacer que una fuerza militar sea como una serpiente rápida. La respuesta es afirmativa. Incluso las personas que se tienen antipatía, encontrándose en la misma barca, se ayudarán entre sí en caso de apuro.

*

Cuando un general fija una meta a sus tropas, es como el que sube a un lugar elevado y después retira la escalera. Cuando un general se adentra muy en el interior del territorio enemigo, está poniendo a prueba todo su potencial. Ha hecho quemar las naves a sus tropas y destruir sus marmitas; así las conduce como un rebaño y todos ignoran hacia dónde se encaminan.

*

Cuando el ejército de un gobierno eficaz ataca a un gran país, el pueblo no se puede unir.

*

Por lo tanto, si no luchas por obtener alianzas, ni aumentas el poder de ningún país, pero extiendes tu influencia personal amenazando a los adversarios, todo ello hace que el país y las ciudades enemigas sean vulnerables.

Otorga recompensas que no estén reguladas y da órdenes desacostumbradas.

*

Maneja las tropas como si fueran una sola persona. Empléalas en tareas reales, pero no les hables. Motívalas con recompensas, pero no les comentes los perjuicios [posibles].

*

Así, el día en que se declara la guerra, se cierran las fronteras, se rompen los salvoconductos y se impide el paso de emisarios.

*

Cuando el enemigo ofrece oportunidades, aprovéchalas inmediatamente. Entérate primero de lo que pretende, y después anticípate a él. Mantén la disciplina y adáptate al enemigo, para determinar el resultado de la guerra. Así, al principio eres como una doncella y el enemigo abre sus puertas; entonces, tú eres como una liebre suelta, y el enemigo no podrá expulsarte.

*

Así pues, la utilización del fuego para apoyar un ataque significa claridad, y la utilización del agua para apoyar un ataque significa fuerza. El agua puede incomunicar, pero no puede arrasar.

*

Un gobierno no debe movilizar un ejército por ira, y los jefes militares no deben provocar la guerra por cólera. Actúa cuando sea beneficioso; en caso contrario, desiste. La ira puede convertirse en alegría, y la cólera puede convertirse en placer, pero una nación destruida no se puede hacer renacer, y la muerte no puede convertirse en vida.

*

Una gran operación militar significa un gran esfuerzo para la nación, y la guerra puede durar muchos años para obtener una victoria de un día. Así pues, dejar de conocer la situación de los adversarios por resistencia a aprobar gastos para asuntos de espionaje es extremadamente inhumano…

La información previa no puede obtenerse de fantasmas ni espíritus, ni se puede tener por analogía, ni descubrir mediante cálculos. Debe obtenerse de personas; personas que conozcan la situación del enemigo.

Existen cinco clases de espías: el espía nativo, el espía interno, el doble agente, el espía liquidable y el espía flotante. Cuando están activos todos ellos, nadie conoce sus rutas: a esto se le llama genio organizativo, y se aplica al gobernante.

Los espías nativos se contratan entre los habitantes de una localidad. Los espías internos se contratan entre los funcionarios enemigos. Los agentes dobles se contratan entre los espías enemigos. Los espías liquidables transmiten falsos datos a los espías enemigos. Los espías flotantes vuelven parar traer sus informes.

*

En consecuencia, nadie en las fuerzas armadas es tratado con tanta familiaridad como los espías, ni a nadie se le otorgan recompensas tan grandes como a ellos, ni hay asunto más secreto que el espionaje.

*

No se pueden utilizar espías sin sagacidad y conocimiento; no puede uno servirse de espías sin humanidad y justicia, no se puede obtener la verdad de los espías sin sutileza. Ciertamente, es un asunto muy delicado. Los espías son útiles en todas partes.

*

Si algún asunto de espionaje es divulgado antes de que el espía haya informado, este y el que lo haya divulgado deben morir.

*

Debes buscar a agentes enemigos que hayan venido a espiarte, sobornarlos e inducirlos a pasarse a tu lado, para poder utilizarlos como agentes dobles. Con la información obtenida de esta manera, puedes encontrar espías nativos y espías internos para contratarlos. Con la información obtenida de estos, puedes fabricar información falsa sirviéndote de espías liquidables. Con la información así obtenida, puedes hacer que los espías flotantes actúen según los planes previstos.





Siglo V a.C., aprox.