lunes, julio 28, 2014

"Otro día ha de venir...", de Mahmud Darwish

© Versión de Juan Carlos Villavicencio




Otro día ha de venir, un día femenino
diáfano en la metáfora, completo en el ser,
diamantino y como un cortejo en la visita, soleado,
flexible, con una sombra de luz. Nadie deseará
suicidarse o tendrá la necesidad de irse. Todas
las cosas, lejos del pasado, naturales y reales,
serán sinónimas de sus más tempranos atributos. Como si
el tiempo se durmiera en vacaciones... “Extiende tu grato
tiempo de hermosura. Asoléate en el sol de tus senos de seda,
y espera hasta que arribe un buen augurio. Más tarde
nos haremos más viejos. Tenemos tiempo suficiente
para envejecer después de un día así...”.
Otro día ha de venir, un día femenino
parecido en cada gesto a una canción, lapislázuli en el saludo
y en cada frase. Todas las cosas van a ser femeninas ausentes
de pasado. El agua fluirá desde el seno de la roca.
Sin polvo, sin sequía, sin derrota alguna.
Y una paloma dormirá por la tarde en un tanque de combate
abandonado si no encuentra un pequeño nido
en la cama de los amantes...













domingo, julio 27, 2014

"Los dirigentes israelíes son fascistas". Carta de Hannah Arendt, Albert Einstein y otras personalidades judías al New York Times el 2 de diciembre de 1948








Al editor de The New York Times:

Entre los fenómenos políticos más inquietantes de nuestra época tenemos, en el Estado de reciente creación de Israel, la aparición del «Partido de la Libertad» (Tnuat Haheteur) (1), un partido político con un enorme parecido en cuanto a su organización, métodos, filosofía política y planteamientos sociales, a los partidos nazi y fascista. Dicho partido ha sido formado por los miembros y partidarios del antiguo Irgun Zyai Leumi, una organización nacionalista de extrema derecha en Palestina.

La actual visita del jefe de esta agrupación, Menachem Begin (2), a Estados Unidos, obviamente se ha calculado para dar la impresión de un apoyo estadounidense a su partido para las próximas elecciones israelíes y para cimentar vínculos políticos con los elementos sionistas conservadores de Estados Unidos. Muchos estadounidenses de reputación nacional han prestado sus nombres para acoger esta visita.

Es inconcebible que quienes se oponen al fascismo en el mundo entero, si están correctamente informados sobre el pasado y las perspectivas políticas de Begin, puedan añadir sus nombres y su apoyo al movimiento que representa.

Antes de que las contribuciones económicas y las manifestaciones públicas de apoyo a Begin causen daños irreparables y antes de dar en Palestina la impresión de que una gran parte de Estados Unidos apoya a los elementos fascistas de Israel, el público estadounidense tiene que estar informado del pasado y los objetivos de Begin y su movimiento.

Las declaraciones públicas del partido de Begin (3) no muestran su auténtico carácter. Actualmente hablan de libertad, democracia y antiimperialismo, mientras que hasta ayer predicaban abiertamente la doctrina del Estado fascista. Pero sus actuaciones traicionan sus palabras y muestran el auténtico carácter de este partido terrorista. De sus acciones pasadas podemos deducir lo que puede hacer en el futuro.


El ataque a una aldea árabe

Un ejemplo escandaloso ha sido su actuación en la aldea árabe de Deir Yassin. Este pueblo, lejos de las carreteras principales y rodeado de tierras judías, no tomó parte en la guerra e incluso combatió a las bandas árabes que querían utilizar el pueblo como base.

El 9 de abril, según información proporcionada por el New York Times, las bandas terroristas atacaron ese tranquilo pueblo, que no era un objetivo militar en la guerra, y mataron a la mayoría de sus habitantes, 240 hombres, mujeres y niños, y mantuvieron a algunos con vida para hacerlos desfilar como prisioneros por las calles de Jerusalén.

La mayor parte de la comunidad judía se quedó horrorizada por este acto y la Agencia Judía envió un telegrama de disculpa al rey Abdalá de Transjordania (4). Pero los terroristas, lejos de avergonzarse de sus actos, estaban orgullosos de esta masacre, la proclamaron ampliamente e invitaron a todos los corresponsales extranjeros presentes en el país para que fueran a ver los montones de cadáveres y los daños perpetrados en Deir Yassin.

El ataque a Deir Yassin ilustra el carácter y las acciones del Partido de la Libertad, que entre la comunidad judía predica una mezcla de ultranacionalismo, misticismo religioso y superioridad racial. Lo mismo que otros partidos fascistas, ha colaborado para romper las huelgas y ellos mismos han alentado la destrucción de los sindicatos libres. En su congreso propusieron los sindicatos corporativos sobre el modelo fascista italiano.

Durante los últimos años de violencias antibritánicas esporádicas, el IZL y el grupo Stern han implantado el reino del terror entre la comunidad judía de Palestina. Han apaleado a profesores que hablaban mal de ellos y han abatido a padres de alumnos para impedir que sus hijos se reunieran con los maestros. Con métodos propios de gángsters: palizas, ventanas rotas y robos generalizados, los terroristas intimidan a la población y exigen un alto precio.

Los hombres del Partido de la Libertad no participan en los trabajos constructivos en Palestina. No construyeron colonias y sólo han disminuido la actividad de la defensa judía. Sus esfuerzos en la inmigración, muy divulgados, son minuciosos y se dedican principalmente a reclutar compatriotas fascistas.


Contradicciones

Las contradicciones entre las bonitas afirmaciones que ahora hacen Begin y su partido y los informes de sus pasadas actuaciones en Palestina dan la impresión de un partido político poco corriente. Lleva la marca indudable de un partido fascista para el que el terrorismo (contra los judíos, los árabes y los británicos) y las falsas declaraciones son los movimientos, y cuyo objetivo es un «Estado líder».

A la vista de las observaciones precedentes, es imprescindible que en este país se conozca la verdad sobre Begin y su movimiento. Todavía es más trágico que la alta dirección del Sionismo estadounidense haya rechazado hacer una campaña contra las pretensiones de Begin e incluso se haya negado a explicar a sus propios elementos los peligros que conlleva para Israel el apoyo a Begin.

Por lo tanto, los abajo firmantes utilizamos este medio para presentar públicamente algunos hechos esclarecedores con respecto a Begin y su partido y para recomendar a todos a quienes concierne que no apoyen esta última manifestación del fascismo.


Firman: Isidore Abramowitz, Hannah Arendt, Abraham Brick, Rabbi Jessurun Cardozo, Albert Einstein, Herman Eisen, Hayim Fineman, M. Gallen, H.H. Harris, Zelig S. Harris, Sidney Hook, Fred Karush, Bruria Kaufman, Irma L. Lindheim, Nachman Majsel, Seymour Melman, Myer D., Mendelson, Harry M. Orlinsky, Samuel Pitlick, Ffritz Rrohrlich, Louis P. Rocker, Ruth Sager, Itzhak Sankowsky, I.J. Shoenberg, Samuel Shuman, M. Znger, Irma Wolpe, Stefan Wolpe.


Notas



(1) El Herut es el precursor del actual partido israelí Likud, conforme a la ideología de Vladimir Jabotinsky.

(2) Begin (un terrorista reciclado) después se convirtió en Primer Ministro de Israel (Likud) y bajo su gobierno decenas de miles de civiles libaneses y palestinos fueron asesinados en los años 80.

(3) Los sucesores de Menachem Begin en el Likud (como Primeros Ministros israelíes), como Netanyahu y Sharon son responsables de innumerables muertes de civiles.

(4) Aunque los autores mencionan las excusas de la Agencia Judía «enviadas al rey Abdalá», que no era ni siquiera de Palestina, las investigaciones posteriores demostraron la participación de la Haganna y la Agencia Judía en la masacre de Deir Yassin, así como la participación de la Agencia Judía y del Fondo Nacional Judío en la limpieza étnica.







en The New York Times, 2 de diciembre de 1948









sábado, julio 26, 2014

"Divirtiéndome", de Li Po

© Versión de Juan Carlos Villavicencio




Enfrentado al vino, no vi el atardecer,
la caída de las flores ha llenado los pliegues de mi ropa.
Borracho, me levanto y me acerco a la luna en el arroyo,
las aves ya están muy lejos, también la gente es poca por aquí.














Li Po, también conocido como Li Bai o Li Tai Po









viernes, julio 25, 2014

“El poeta a su libro”, de Thomas Merton








Vamos, tenaz charlatán,
búscate un lugar en las ruidosas esquinas del mundo
y trata allí
(si tienes limpias las manos)
de prolongar tu paciencia:
proclama allí tus versos
que agravan mi enfermedad,
gástate tu pizquita de oración
allí, entre el clamor de las avenidas,
sin Cristo.
Y trata de liberar al menos a un prisionero
de aquellos muros, de aquel tráfico,
de las ruedas de la desdicha».


en The Collected Poems, 1977










jueves, julio 24, 2014

"Los indios de Palestina". Entrevista a Elias Sanbar, de Gilles Deleuze

Fragmento


Gilles Deleuze: [...] Los palestinos no están en la situación de otros pueblos colonizados, sino que han sido evacuados, desterrados. Tú insistes, en el libro que estás preparando [Palestine 1948, l’expulsion], en la comparación con los pieles rojas. En el capitalismo se dan dos movimientos muy diferentes. A veces se trata de mantener a un pueblo en su territorio, hacerle trabajar, explotarlo para acumular un excedente: lo que suele llamarse una colonia; otras veces se trata de lo contrario, de vaciar un territorio de su pueblo para dar un salto adelante, aunque tenga que importarse mano de obra del extranjero. La historia del sionismo y de Israel, como la de América, tiene que ver con esto último: ¿cómo crear un vacío, cómo evacuar a un pueblo? [...]

Elias Sanbar: Somos unos expulsados peculiares porque no nos han desplazado a tierra extranjera sino hacia la prolongación de nuestro hogar. Se nos ha desplazado a tierra árabe, donde no solamente nadie piensa en que nos disolvamos sino que esta mera idea les parece una aberración. Me refiero, en este punto, a la inmensa hipocresía de algunas afirmaciones de Israel que reprochan al resto de los árabes el no habernos “integrado”, cosa que en el lenguaje israelí significa “hecho desaparecer”... Quienes nos han expulsado han comenzado súbitamente a preocuparse por cierto racismo árabe contra nosotros. ¿Significa esto que no debemos afrontar las contradicciones de ciertos países árabes? Desde luego que no, pero estos enfrentamientos no procedían en absoluto del hecho de que fuéramos árabes, eran casi inevitables porque éramos y somos una revolución armada. Somos algo así como los pieles rojas de los colonos judíos de Palestina. A sus ojos, nuestra única función consistiría en desaparecer. En este sentido, es cierto que la historia del establecimiento de Israel es una repetición del proceso que dio lugar al nacimiento de los Estados Unidos de América. [...]

El movimiento sionista no movilizó a la comunidad judía de Palestina en torno a la idea de que los palestinos iban a marcharse en algún momento, sino en torno a la idea de que el país estaba “vacío”. Desde luego, hubo algunos que, al llegar, constataron lo contrario y así lo escribieron. Pero el grueso de esta comunidad funcionaba teniendo en frente a unas personas a quienes frecuentaba a diario físicamente, pero como si no estuviesen allí. Esta ceguera no era física, nadie podía engañarse en primera instancia, todo el mundo sabía que aquel pueblo allí presente estaba “en trance de desaparición”, todo el mundo se daba cuenta también de que, para que esa desaparición pudiera llevarse a cabo, hacía falta funcionar desde el principio como si ya hubiese ocurrido, es decir, “no viendo” nunca la existencia de los otros, que sin embargo estaban más que presentes. Para tener éxito, el vaciamiento del territorio debía partir de una aniquilación “del otro” en la propia mente de los colonos.

Para alcanzar ese resultado, el movimiento sionista apostó fuerte a una visión racista que hacía del judaísmo la base misma de la expulsión, del rechazo del otro. Recibió una ayuda decisiva de las persecuciones europeas que, emprendidas por otros racistas, le permitían encontrar una confirmación de su propio enfoque.

Creemos, además, que el sionismo ha aprisionado a los judíos y los mantiene cautivos de esta visión que acabo de describir. Digo intencionadamente que les mantiene cautivos y no que les ha mantenido cautivos en cierto momento. Digo esto porque, pasado el holocausto, su punto de vista ha evolucionado y se ha convertido en un seudoprincipio “eterno” que exige que los judíos sean en todo lugar y en todo tiempo el Otro de las sociedades en que viven.

Ahora bien, no hay ningún pueblo, ninguna comunidad que pueda aspirar ―afortunadamente para ellos― a ocupar inmutablemente esta posición del “Otro” rechazado y maldito.

Hoy día, el Otro del Oriente Próximo es el árabe, el palestino. Y es a este Otro constantemente amenazado con desaparecer al que las potencias occidentales, derrochando hipocresía y cinismo, piden garantías. Por el contrario, somos nosotros quienes necesitamos garantías contra la locura de las autoridades militares israelíes. [...]




en Libération el 8-9 de mayo de 1982







Traducción de José Luis Pardo 
en Gilles Deleuze, Dos regímenes de locos. Textos y entrevistas (1975-1995)
Valencia, Pre-Textos, 2007.














miércoles, julio 23, 2014

“La diuca”, de Lorenzo Aillapan Cayuleo







Es el Pájaro que sólo canta por temporadas
al igual que los trabajadores temporeros
de final de septiembre a mediados de marzo
este Pájaro lo reconocen como el ave madrugadora
y le dicen “la mañanera” en la cama de una pareja
el hombre se despide con tibio calor de su compañera.

Su erecto canto dice que amaneció
hay que levantarse, estirarse, bajarse de la cama
y ella le responde dulce al canto pajaril
de la diuca, su canto, si pues – ya amaneció
hay que pararse, estirarse, bajarse con cuidado
hay que trabajar y ganarse el pan del día.

La pareja mapuche es generalmente prolífera
entre cinco y diez hijos y no es por el canto de la diuca
más bien por la naturaleza de una raza y su cultura
pues nunca hubo control de natalidad
ni anticonceptivo para disminuir la humanidad
se va a la suerte del espíritu que nazcan los seres.


en Uñumche: Hombre Pájaro, 2003






martes, julio 22, 2014

"Actas de medianoche", de Víctor Rodríguez Núñez

Fragmento



Cuatro


Para Antonio Eligio Fernández (Tonel) y Debora Vanessa Kam


la noche que se mira,
no tiene nada que ver con la noche
Jaime Sáenz

La estrella mal herida
                                          de una sola mirada
Iris vertiginoso
números al revés
                              azul de reciclaje
La noche posmoderna
con vísceras de estaño
                                         un loco cablerío
Veo por mis heridas
que se cierran y abren
                                        como cifras
La estrella toda ve como te miro
Sola la sombra acude
                                       a beber su cristal

Lo preparé con tus mejores uvas
mis ánimos maduros
                                        y fermentó de sed
Se lo sirvo en la palabra copa
disuelto en aguanieve
que aún conserva la huella de los ciervos
Y se abrasa los labios
con la oración a Lázaro incumplida
Doble espía
                     voy a radiar mi informe
Todo lo que se va por el caño del alba
regresa en el desborde
                                          impuntual de la luz
No omitiré detalles

porque una sola noche explica el mundo
El lenguaje los números
que se deben encajar en el cielo
Hilachas que armonizan
con tu conversación áspera de silencio
Peldaños de una escalera que no
sirve para caer
y que da vértigo a la misma sombra
La estrofa cruje
                             nos recuerda ser
algo más que materia organizada
El caserón en nervio
que atravesó la noche
                                        sin ritmo del ciclón

Mas nos defiende contra ese viento sin norte
que amuela sus navajas en el quicio
Y muere por tajar
la fracción de esquina hasta la médula
Ante ti el vacío que repele la sombra
Esa nada que arde
                                 como sudor de luz
en los ojos tachados
La poca sal que soy y de ti se sacude
La vela con que vengo
alumbrando los ánimos se apaga
Noventa y nueve céntimos de lumbre
azul de Yemayá
                             amarillo de Ochún

Una semana entera sobre todos los libros
tiznando el cielo raso
Llama que seguirá quemando besos
cuarteados por su tersa lucidez
Con toda mi piel oigo
cómo rasga la luz las fibras de la noche
Sonido que confirma
mi torpe desnudez y que te viste
de espalda a las estrellas
                                            Noche sin estampar
cundida por esos claveles vagos
que aún huelen a luz
Tu obsesión con lo oscuro
es solo la obsesión de lo abierto conmigo

Malas artes poéticas
A pedrada limpia entresaco ondas
al fulgor estancado
Hay aguas más profundas que la fe
y el fango de cordura
La noche es lucidez mas compasiva
sin los brazos en cruz
Un nudo marinero
hecho con el haz de rayos cegados
La sombra calculada
                                      arrugando el papel
Ya no hay trazas de ti
y el ansia de la nieve contenida
impide respirar

Hasta de las ramas más bajas gotea el cielo
residuo de imagen que se evapora
Tedio recién pulido
                                    con borras de relámpago
Nubes por escanciar
La tristeza en los músculos
                                                  tu fractura en el alma
Ni la noche ni yo
podemos sin esta reflexión que nos enciende
Cómo hacerlo sin anular las huellas
que lo han bordado todo
                                             con un sentir abstracto
Ni la noche ni tú consiguen derramarse
descarnados en luz

En mi balcón simbólico
garabateo la sombra
                                      Un sueño
del que me han despojado los vecinos
Una página en blanco que me ensucia
Una luz sin usar envuelta por el ser
Unos ciervos sedientos que me afano en rayar
Este plano del otro donde soy omitido
Se acumulan insomnios
todo huele a reseda
                                    Cadencia en cada nudo
sentido imprevisible
Mas entonces el viento desordena
lo que esconde la luz

Hasta las piedras más sensuales son
desvelo acumulado
Y las sombras desnudas nos alumbran
Me pregunto noche despabilada
sin luceros ni bronca de vecinos
La tormenta en el vaso de palabras
¿amainará conmigo?
¿Solo un magro papel que reverbera
junto al hueso soñado?
¿Se fundirá el soneto en tu carbón?
No sabes que la vida
ha pasado otra vez sin recordarme
Clérigo infiel
                        yo solo sigo un ritmo

Algo lo opaca con el corazón
que acecha entre jardines por tejer
Algo lo deja azul
con la idea que hace oler a las rosas
Un lirio que desafía a la aurora boreal
Un otoño que el viento nos está echando en cara
El ritmo irregular
que al cabo restablece la armonía
A escondidas de mí
he robado tus sílabas contadas
Todos vamos sin prisa como cebras
camino del pesebre inmaculado
Y la noche incurable
de pronto se encabrita con los números

¿Quién recoge conmigo la armonía en el polvo?
Oscuridad dialógica
que no escucha a la luz despotricar
No se discuta más
La sombra siempre tiene la razón
Vuelvo a medir el tajo del vacío en tu cuerpo
a ver si me equivoco
                                     De ninguna manera
la noche son tres números impares
el ritmo que te extraña
El pulso atento
                            el insomnio más afilado
Nadie ha podido doblegar la sombra
ponerla de rodillas ante una sola luz







2011-2014











lunes, julio 21, 2014

“Palestina pertenece a los árabes en el mismo sentido que Inglaterra pertenece a los ingleses o Francia a los franceses”. Carta de Gandhi a Martin Buber








Todas mis simpatías están con los judíos. Los he conocido íntimamente en Sudáfrica. Algunos de ellos se hicieron compañeros de toda la vida. A través de estos amigos vine a aprender mucho acerca de su persecución a lo largo de la Historia. Ellos han sido los intocables (1) de la Cristiandad. Hay un cerrado paralelismo entre la forma en que han sido tratados por los Cristianos y el tratamiento a los intocables por los Hindúes. En ambos casos, se ha invocado la sanción religiosa para justificar el tratamiento inhumano al cual se los ha sometido. Entonces, aparte de las amistades, mi simpatía hacia los judíos está fundamentada en la razón universal más común. (2)

Pero mi simpatía no me ciega a los requisitos de la justicia. El reclamo de un hogar nacional para los judíos no me convoca para nada. La justificación para ello se busca en la Biblia y en la tenacidad con la cual los judíos han persistido después de su retorno a Palestina. Pero, ¿por qué no pueden, como otros pueblos de la tierra, convertir en hogar al país donde han nacido y donde ganan su sustento? (3)

Palestina pertenece a los árabes (4) en el mismo sentido que Inglaterra pertenece a los ingleses o Francia a los franceses. Es incorrecto e inhumano imponer los judíos a los árabes. Lo que está sucediendo actualmente en Palestina no se puede justificar por ningún código moral de conducta. Los Mandatos no tienen ninguna otra sanción que la de la guerra pasada (5). Sería seguramente un crimen contra la humanidad reducir a los orgullosos árabes para poder restaurar Palestina a los judíos en parte o enteramente como su hogar nacional. (6)

El camino más noble sería perseverar en un tratamiento justo para los judíos dondequiera que nazcan y se críen. Los judíos nacidos en Francia son franceses en exactamente el mismo sentido en que los cristianos nacidos en Francia son franceses. ¿Si los judíos no tienen ningún hogar además de Palestina, estarán de acuerdo con la idea de ser forzados a abandonar los otros lugares del mundo donde están asentados? ¿O quieren un hogar doble en donde pueden permanecer según su voluntad? Este reclamo por el hogar nacional proporciona una justificación bien coloreada para la expulsión alemana de los judíos. (7)

No estoy defendiendo los excesos árabes. Yo quisiera que hubiesen elegido el camino de la no-violencia para resistir lo que miran correctamente como usurpación injustificable sobre su país. Pero según los cánones aceptados de lo correcto y lo incorrecto, no se puede decir nada contra la resistencia árabe frente a las abrumadoras perspectivas que afrontan. (8)

Dejemos a los judíos que proclaman ser la raza elegida que prueben su título eligiendo el camino de la no-violencia para justificar su posición en la tierra. Cada país es su hogar, incluyendo Palestina, no por medio de la agresión sino por medio del servicio amoroso (9). Un amigo judío me ha enviado un libro llamado La contribución judía a la civilización, de Cecil Roth. El libro proporciona un registro de lo que han hecho los judíos para enriquecer la literatura, la música, la ciencia, la medicina y la agricultura. A partir de su voluntad, el judío puede rechazar ser tratado como el descastado de Occidente, puede rechazar ser detestado o patronizado. Puede conducir la atención y el respeto del mundo siendo ser humano (10), la creación elegida de Dios, en vez de ser el ser humano que va siendo hundido rápidamente por Dios en la monstruosidad y el abandono. Puede agregar a sus muchas contribuciones la sobresaliente contribución de la acción no-violenta. (11)


Segaon, 20 de noviembre de 1938



Notas

[1] Se refiere aquí a la casta de los intocables, ubicada en la parte inferior de la estructura socio-cultural con sanción religiosa, característica del sistema sociocultural hindú. Gandhi, aunque profundamente hindú y religioso, sostenía enfáticamente que el tratamiento hacia los intocables debía ser completamente modificado. Creía fervorosamente en la igualdad de derechos de todos los seres humanos.
[2] Es interesante verificar en este párrafo como Gandhi, un pensador y político indudablemente asiático -y como tal no occidental- se ubica claramente en la posición de un pensador y político de la Humanidad (como era en ese entonces por ejemplo, también el caso de Martín Buber, judío sionista). Pese a estar orgulloso de profesar y cultivar su particularismo cultural (el Hinduísmo), era un universalista. El caso de Gandhi es particularmente interesante porque además era el indiscutido máximo líder de un movimiento de liberación nacional contra el colonialismo inglés.
[3] La pregunta tiene una visible carga retórica. Con toda seguridad, Gandhi sabía que en esa época cientos de miles de judíos habían emigrado de sus países natales en Europa. No solamente a Palestina, un destino cuantitativamente menor en esas migraciones: el principal destino fueron las dos Américas, Norte y Sur. Lo que Gandhi posiblemente no sabía es que el Sionismo –la idea según la cual Palestina era una “tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra”, según había establecido en su famosa frase Theodor Herzl a fines del siglo XIX- era un movimiento marginal en el judaísmo, adoptado solamente por una minoría. Tampoco podía saber hasta qué punto, ya en 1938, los judíos se habían asimilado en sus sociedades de adopción en las Américas.
[4] Repárese en que Gandhi dice árabes, y no palestinos. Es que árabe era la identidad por la cual eran reconocidos (y auto-reconocidos) los pueblos de ese territorio –por oposición a los turcos dominantes hasta mediados de la década de 1910 y a los ingleses y franceses dominantes después-. La palabra palestinos fue apareciendo para designar a los habitantes de Palestina, el nombre que la Sociedad de las Naciones dio a una de las porciones asignadas a Inglaterra, en mandato, del territorio arrebatado al Imperio otomanos por los países triunfantes en la Primera Guerra Mundial. Se trataba de un arreglo visiblemente colonial. Ver también la Nota siguiente.
[5] Se refiere aquí al estatuto legal que tenía Palestina en la época en que el escribió esta carta. Palestina había sido establecida en 1919 por la Sociedad de las Naciones como un territorio de los que habían sido desagregados del Imperio Otomano después de la Primera Guerra, sobre el cual se otorgaba “mandato” a Gran Bretaña. Esta recibió en mandato también Jordania, mientras que Francia recibía Siria y Líbano. La situación se mantuvo hasta después de la Segunda Guerra, cuando la recién establecida ONU estableció diversos arreglos neo-coloniales, entre los cuales la partición de Palestina en tres territorios y dos Estados: uno Palestino (con dos territorios, Cisjordania y Gaza) y el otro Judío, establecido entre los dos territorios de la así creada –y nunca concretada- Palestina.
[6] Fue el Estado de Gran Bretaña el que, en ejercicio de su Mandato sobre Palestina, el que reconoció el derecho de los judíos a establecer su Hogar Nacional en Palestina y luego permitió la inmigración ilimitada de judíos hasta que una gran rebelión árabe en Palestina -1936-1939- hizo cambiar de política –oficialmente- al gobierno colonial. En el momento en que Gandhi escribía su carta a Buber, la inmigración seguía abierta, y los judíos estaban entrando entonces por decenas de miles en la pequeña Palestina, entonces todavía poblada por una abrumadora mayoría de árabes.
[7] El argumento es fuerte, e impecable. El judío de ultraderecha Stern, desgajado del grupo guerrillero Irgun, parece haber estado activamente involucrado dos o tres años después en una negociación con el Gobierno nazi de Alemania, para promover una “solución final” al “problema de los judíos” en el mundo germánico, consistente en su ¡emigración masiva a Palestina, organizada por el Gobierno Nazi de Alemania, en acuerdo con los judíos ya residentes!
[8] Seguramente, Gandhi se refiere en este párrafo a la gran rebelión árabe contra los ingleses en Palestina y a otros episodios anteriores. Es posible que también supiera de las masacres de algunas decenas de judíos perpetradas en Palestina. No se puede dejar de comparar esa cifra con los más de mil doscientos palestinos muertos por el Ejército israelí a principios de 2009 en Gaza -más de la mitad de ellos civiles-, en un “conflicto” durante el cual hubo solamente trece muertos israelíes, diez soldados y tres civiles -muertos por los famosos cohetes Kassan-. Así como en la actualidad, tampoco justificamos a la violencia que mata algunos judíos, el texto de la carta de Gandhi en 1938 ilumina un aspecto importante de la cuestión: los “árabes” de fines de la década de 1930 estaban resistiendo a la opresión británica, mientras que los “palestinos” de fines de la década de 2000, están resistiendo a la opresión israelí.
[9] Este es el párrafo central del argumento de Gandhi sobre la cuestión judía. A mí, como judío (que es un particularismo del universalista ser humano) me convoca completamente la perspectiva de que cada país pueda ser mi hogar por medio del servicio amoroso.
[10] Man en el original. Dada la fecha de la carta, esa palabra en esa época admitía la traducción española hombre, como sustantivo bi-genérico. Hoy la traducción literal sería inadmisible, porque traicionaría el sentido de la expresión. Por eso prefiero traducirla como ser humano.
[11] Como sabemos perfectamente, los judíos de Palestina no siguieron el consejo de Gandhi, salvo pocas y notables excepciones. Martín Buber fue una de las más notables de esas excepciones.


Traducción y notas: Mario Rabey