domingo, agosto 02, 2009

"De arte y el futuro", de Henry Miller

Extracto / © Traducción de Juan Carlos Villavicencio





La era cultural ha pasado. La nueva civilización, que puede tardar siglos o algunos milenios en consolidarse, no será otra civilización, será el abierto esfuerzo de realización adonde han apuntado todas las civilizaciones anteriores. La ciudad, que fue el lugar de nacimiento de la civilización, así como la conocemos, ya no existirá. Habrá núcleos, por supuesto, pero serán móviles y fluidos. Los pueblos de la tierra ya no estarán aislados uno del otro dentro de estados, sino que fluirán libres por la superficie de la tierra y se entremezclarán. No habrán constelaciones fijas de conglomerados humanos. Los gobiernos cederán ante la gestión, usando la palabra en un amplio sentido. El político llegará a estar tan jubilado como el pájaro dodo. La máquina nunca será dominada, como algunos imaginan; serán desechadas, eventualmente, pero no antes que los hombres hayan entendido la naturaleza del misterio que los une a su creación. El culto, la investigación y la subyugación de la máquina darán paso a la atracción de todo lo que está verdaderamente oculto. Este problema está ligado al más amplio problema del poder y de la posesión. El hombre será forzado a darse cuenta de que el poder debe ser conservado abierto, fluido y libre. Su propósito no será poseer poder sino irradiarlo.








Escrito expresamente para Cyril Connolly,
autor de La tumba sin sosiego







Fotografía de Peter Gowland








Of art and the future

The cultural era is past. The new civilization, which may take centuries or a few thousand years to usher in, will not be another civilization- it will be the open stretch of realization which all the past civilizations have pointed to. The city, which was the birth-place of civilization, such as we know it to be, will exist no more. There will be nuclei of course, but they will be mobile and fluid. The peoples of the earth will no longer be shut off from one another within states but will flow freely over the surface of the earth and intermingle. There will be no fixed constellations of human aggregates. Governments will give way to management, using the word in a broad sense. The politician will become as superannuated as the dodo bird. The machine will never be dominated, as some imagine; it will be scrapped, eventually, but not before men have understood the nature of the mystery which binds them to their creation. The worship, investigation and subjugation of the machine will give way to the lure of all that is truly occult. This problem is bound up with the larger one of power- and of posession. Man will be forced to realize that power must be kept open, fluid and free. His aim will be not to possess power but to radiate it.






















1 comentario:

P E C E dijo...

Hace una semana terminé de leer por segunda vez "Primavera Negra". Me sorprende sobremanera, esta visión de futuro del mismo cochino, vulgar y retorcido observador que escribio ese libro. Un verdadero maestro!