lunes, abril 05, 2010

“Permanecer toda la vida en el anonimato”. Conversación entre Jiddu Krishnamurti y Susanaga Weeraperuma







Susanaga Weeraperuma: Krishnaji, en el periódico de hoy he leído una noticia interesan­te. Un miembro del Consejo Municipal de Colombo presentará una moción sobre usted en la próxima reunión. En su moción dice que el Consejo Municipal de la ciudad de Colombo debería orga­nizar una recepción cívica en su honor.

Krishnamurti: ¿Qué ocurre exactamente en una recepción cívica?

SW: Las recepciones cívicas se organizan únicamente en honor de per­sonas distinguidas y en ellas participan el alcalde y destacados ciudadanos.

K: ¡Santo cielo! ¡Yo soy un pobre don nadie cuya individua­lidad se ha extinguido! ¡Extinguido, no distinguido! (Risas).

SW: En esta recepción, es probable que el primer ministro le dé la bien­venida y se pronuncien discursos en su honor. Le obsequiarán un pergamino firmado por eminencias de Sri Lanka.

K: ¿Y qué contendrá el pergamino?

SW: Seguramente se referirán a sus diversos logros y a su espiritua­lidad.

K: ¡No quiero un certificado de nadie!

SW: Krishnaji, creo que será una gran pena si rechaza esta invita­ción. ¡Qué oportunidad para pronunciar un estupendo discurso! Quizás algunos de los políticos que lo escuchen adquieran un interés permanente en sus enseñanzas. ¿Por qué privarlos de los beneficios de su mensaje?

K: Si esos políticos están verdaderamente interesados en lo que tengo que decir, nada les impide asistir a mis confe­rencias públicas. Señor, es usted tan ingenuo que no ve las intenciones que se ocultan eras el comportamiento de los políticos. ¿No ve que todos ellos tienen motivaciones políticas? Me niego a que los políticos me utilicen. Los evito.

SW: ¡Dice que evita a los políticos pero tiene usted tratos con la seño­ra Indira Gandhi!

K: ¡Eso es diferente! Indira es una vieja amiga. Su padre, el Pandit Nehru, nos visitaba a Amma (la doctora Annie Besant) y a mí cuando estábamos en Benarés.

SW: Por favor, reconsidere lo que le he sugerido.

K: Lo lamento. Telefonee a este miembro del Consejo Municipal y pídale que retire la moción del orden del día. ¿Me hará usted el favor de llamarlo ahora mismo?

SW: Sí, pero si insisten en organizar una ceremonia en su honor, no creo que pueda usted impedirlo.

K: ¡Que hagan lo que quieran, pero yo no asistiré!

SW: Ahora mismo llamaré.

K: Haga lo que haga en la vida y esté donde esté, evite siem­pre la publicidad. No ansíe estar en el candelero. El otro día le decía a unas personas que el deseo de ver la propia foto publicada en los periódicos es una gran vulgaridad. Huya de las multitudes vulgares y lleve una vida digna, desconocida por sus amigos, parientes y colegas. Igual que el árbol frondoso que permanece oculto en la profundi­dad del bosque, permanezca toda la vida en el anoni­mato.

SW: ¿Por qué está en contra de los políticos? Seguramente habrá algunos que de veras desean ayudar a la sociedad.

K: Todo aquel que está impulsado por la ambición y el ansia de poder no puede ser bueno. Son ellos los responsables de muchos de los males del mundo. En la India, la gente organiza mucho alboroto en torno a sus líderes políticos. Miles de personas se pasan horas bajo un sol de justicia sólo para ver a un político importante como si se tratara de un extraño animal. ¿Por qué darles tanta impor­tancia cuando sabemos que aspiran al liderazgo político nada más que para llevar agua a su molino? Los políti­cos huelen a corrupción. De modo que una persona bue­na debe mantenerse alejada de los políticos y de todas sus actividades. Si desea ayudar a los pobres y mejorar las condiciones sociales, el primer paso es ser una buena perso­na. Esa misma bondad tendrá una influencia benéfica en la sociedad.






en Krishnamurti, tal como le conocí, 1988












3 comentarios:

Raul-Lilloy dijo...

Muy bueno este krishnamurty, el anonimato como estilo de vida, ¡manso desafío!, cuando desde pequeñitos, nos motivan para pasar al frente.

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y Doris Pratt.

"Recuerdo un entrevista con Krishnaji en la que le dije que quería discutir mi problema. El problema era que quería dejar de fumar. Me dijo: "Señora Pratt, me ha hablado usted de su problema, pero, en realidad, las cuestiones son cuatro. El hecho es que usted fuma, y a él se une, en primer lugar, la falacia de que fuma y le gusta. La segunda falacia es que desearía no fumar; y de ella surge a continuación el ideal: usted desería ser ese ideal, alguien que no hubiera fumado nunca. Y por último, existe el vacío interior que le hace a uno fumar, volcarse en el sexo, o cualquier otra cosa". De modo que había un conflicto entre el hecho y el vacío, y en medio de él estaba la falacia, el mito. Un momento después añadió: "¡Cielo santo, el mito al que yo en un tiempo me aferré! Creí que había de ser el Maestro del mundo, cuando en realidad era un joven común, y quería hacer todo lo que un joven quiere hacer: enamorarse, montar en motocicleta, hacer carreras... En aquel tiempo era simplemente un joven. Y me debatí entre el mito y el hecho".


Doris Pratt, organizadora de las charlas de Krishnamurti, Londres.
Krishnamurti 100 años de sabiduría, Evelyne Balu.
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

Raul-Lilloy dijo...

krishnaji es una luz, nos invita a nuestra luz, indagar, pensar, ver por uno mismo.
Estuve dos semanas en una escuela K. en inglaterra, fue genial.