lunes, diciembre 15, 2014

"Pellaifa", de Damsi Figueroa






Para llamar a los cisnes hay que mecer un junquillo en la orilla del lago
Para llamar al huillín hay que golpear dos piedras azules
Para llamar al pangui hay que esperar a que hielen los cerros
y soltar la oveja mansa. Hay que esperar,
hay que saber esperar por los prodigios de la noche. Kalfumalen
se enciende, la niña azul, la estrella venerada, el buen augurio.
Hay que esperar y soltar el asombro como un canto
para que trepe a los árboles y encienda la luna
Hay que esperar por los fuegos silvestres
con el corazón encendido y en silencio
Hay que saber esperar
a que se hagan visibles las puertas selladas del bosque
y entrar en el rene de los duendes…
sin perder la cordura, esperar y agradecer al sendero,
a su mano oscura que nos regresa siempre.



en Poemas para náufragos y viajeros, 2014








Edición y selección de Natalia Figueroa















1 comentario:

El Toro de Barro dijo...

Me ha dejado la piela como carne de gallina. No sólo es un poema excelso: es también un canto llena de sabiduría que logra acercanos un poco más al cielo que escondemos en las cárceles del pecho....Gracias, gracias, gracias
Carlos Morales
Ed. El Toro de Barro.