domingo, noviembre 30, 2014

“Mitad de la vida”, de Friedrich Hölderlin








Con peras amarillas
y llena de rosas silvestres
la tierra pende sobre el lago.
Vosotros, hermosos cisnes,
sumergís ebrios de besos la cabeza
en la sagrada sobriedad del agua.

¡Ay de mí! ¿Dónde recogeré flores
en invierno? ¿Dónde
el espejo del sol
y las sombras de la tierra?
Los muros se alzan
mudos y fríos. En el viento
chirrían las veletas.



en Poesía completa, 1977







No hay comentarios.: