sábado, febrero 04, 2012

"Réquiem: Introitus - Kirie", de Andrés Morales






El descanso sea nuestro alguna vez:


Que sea el mar o el cielo la mortaja
y cubran los dolores, las miserias
los pasos del arcángel que destruye
la sombra del rencor, la mala suerte,
la angustia del no saber por qué
(y estar seguro)
de todas las desgracias reunidas
en esta travesía del desierto,
en estas piedras romas por el llanto.


Sea para todos la justicia,
la sabia luz del sol a mediodía,
la paz que nos promete la conciencia
aún después del odio desatado.


Las voces de los muertos lo reclaman,
las voces del corrupto,
del caído,
las voces del demente,
del hereje.


Sea para ellos y nosotros
alguna vez, un día, la esperanza.


Kyrie, eleison. Kyrie, eleison. Kyrie, eleison.









en Réquiem, 2001






Fotografía: La Calle Passy

Arte: Juan Carlos Villavicencio














1 comentario:

RoseMarie M Camus dijo...

Muy lindo poema, mi querido Andrés.
Como siempre, un agrado leerte.
Besos.