sábado, mayo 20, 2017

"Mi corazón no es una piedra", Anónimo chino

© Versión de Juan Carlos Villavicencio






Como un bote danzando
donde sea que encuentre olas,
así a mi cama he sido
lanzado hacia el tormento donde
yazgo despierto largamente.
Ni el vino ni el juego
pueden aliviar mi gran dolor.

¡Oh, que mi corazón fuera un espejo
en el cual pudiera yo leer!
Acudí a mis hermanos
buscando ayuda y no encontré
nada sino ira.

Mi corazón no es una piedra
para hacer rodar a un lado;
mi corazón no es una alfombra
que pueda ser dejada aparte.

¿Qué he hecho tan mal? Si acaso me he equivocado,
les pido que me muestren mis errores.

Mi corazón está abatido por el pavor:
estoy rodeado
por el desdén de pequeños hombres.
Tanto tormento he visto,
tanta insolencia que he aguantado.
Me he hundido en pensamientos inútiles
y he despertado con el pecho destruido.

Oh, sol, oh, luna,
¿por qué han cambiado y se ven tan disminuidos?
Tanta pena en mi corazón
que se aferra como un vestido sin lavar.
Estoy cargado
de pensamientos vagos, y ya no puedo
desplegar mis alas para volar muy lejos.





en El Libro de Odas, aprox. 1000 AC



















No hay comentarios.: