domingo, abril 11, 2010

“De la amistad”, de Gibran Khalil Gibran






Uno de los jóvenes dice:

Háblanos de la amistad

Y él responde, diciendo:

Con tus amigos encontrarás la satisfacción a tus deseos.
Ellos son el campo que siembras con amor y cosechas con agradecimiento.
Ellos son tu mesa y tu hogar.
Pues no temes presentarte ante ellos, con tu hambre
y los buscas para el apaciguamiento en su compañía.
Cuando un amigo revela el fondo de su pensamiento,
no temes escucharlo abiertamente, sin cerrarte a lo que él te dice,
y no tienes miedo de ir hacia él con el asentimiento.
Y aún, cuando sea silencioso, tu corazón está escuchando su corazón.
Pues entre amigos, los pensamientos, los deseos y las esperas,
nacen y son compartidas, espontáneamente, sin palabras.
Cuando tengas que separarte de tu amigo, no te aflijas,
pues lo que más amas en él, puede serte revelado mas claramente
en su ausencia, como la montaña que ha sido escalada, es más clara
vista desde el llano.
Y no busques en la amistad otra cosa que el profundizar en las cosas del espíritu.
Pues el amor que no busca esclarecer su propio misterio,
no es amor sino una red lanzada
con la que no sabes qué tormentos hallarás.
Que lo mejor de ustedes mismos sea para sus amigos.
Si le das a conocer tus reveses de fortuna, hazle conocer también tus éxitos.
¿Pues qué haces de la amistad, si no buscas tus amigos sino para matar el tiempo?
Busca más bien, su compañía, para vivir las horas.
Pues él esta para llenar tus necesidades, pero no tu vacío.
Y en la dulzura de la amistad guarda un lugar para la risa
y un lugar para compartir el placer.
Pues es en la fragancia de las pequeñas gentilezas,
que el corazón se torna matinal y fresco.





en El profeta, 1923












No hay comentarios.: