domingo, noviembre 05, 2006

"Y la muerte no tendrá dominio", de Dylan Thomas

© Traducción de Juan Carlos Villavicencio



Y la muerte no tendrá dominio.
Los desnudos muertos serán uno
con el hombre en el viento y la luna del poniente;
cuando sus huesos sean descarnados y los descarnados huesos
            se consuman,
en el codo y el pie tendrán estrellas;
aunque se vuelvan locos estarán cuerdos,
aunque se hundan en los mares se volverán a levantar;
aunque se pierdan los amantes, no se perderá el amor,
y la muerte no tendrá dominio.

Y la muerte no tendrá dominio.
Los que yacen hace tiempo en los recodos bajo el mar
no morirán ahí en vano;
retorcidos en los potros de tormento cuando cedan los tendones,
atados a una rueda de tortura, aun así no serán despedazados;
la fe en sus manos se partirá en dos
y los males los atravesarán como unicornios;
cuando todos los cabos estén rotos, ellos no se partirán;
y la muerte no tendrá dominio.

Y la muerte no tendrá dominio.
No pueden gritar más en sus oídos las gaviotas
ni romper ruidosas las olas en la playa;
donde surgió una flor, otra no podrá
alzar su cabeza a los golpes de la lluvia;
aunque estén locos y muertos como clavos,
sus cabezas se hundirán entre margaritas;
irrumpirán al sol hasta que el sol se hunda,
y la muerte no tendrá dominio.







10 comentarios:

anais dijo...

Bellísimo!
Un ratito de placer en esta ciesta porteña y lluviosa...

Anónimo dijo...

Doloroso como todo lo bello.... Siempre se agradece la generosidad de compartir tu "curioso Talento".

Víctor dijo...

Este poema me quita el aliento. Has posteado una muy buena traducción; de las mejores que he encontrado en la Red.

Un saludo!

V i l l a v i c e n c i o dijo...

Gracias a todos... en especial a ti Víctor por el comentario acerca de la traducción. Me faltan ahora los editores y los euros, jajajja. Saludos grandes pues.

Anónimo dijo...

Este poemas es una las cosas que mas quiero, que buena traduccion.

S.C. dijo...

Estoy leyendo poemas de Dylan Thomas, estoy apreciando su esmerada composición métrica y rítmica, las repeticiones, los ecos, las unidades rítmicas. Me refiero a la necesaria apreciación de una finísima escritura, a tener en cuenta, a visualizar, para que lo anecdótico (el borracho, las malas traducciones), borren estos versos genialmente compuestos. Y vale no sólo para Thomas.

Anónimo dijo...

Excelente traducción de este extraordinario poema que encara a la muerte con la mayor nobleza que puede tener un ser humano.

Anónimo dijo...

Soy traductor también, de poemas y de novelas. Buscaba una traducción de tan memorable poema y encontré la tuya...¡Felicidades! Trabajo en la www.revistabostezo.com, pásate si quieres. El "aún así" no lleva tilde en "aún", sólo eso. Un saludo.

Víctor dijo...

Es que he ojeado otras traducciones, pero ya sólo consigo leer esta versión. No sabía que era tuya, así que sencillamente me quito el sombrero.

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...


lO TOMAMOS PRESTADO PARA zUMO DE pOESÍA. uN SALUDO.