sábado, marzo 12, 2016

"A mis hermanos y hermanas a la deriva, en tiempos difíciles, este poema de la luna", de Po Chü-i

© Versión de Juan Carlos Villavicencio




Dado los disturbios en Henan y la hambruna en Guannei, mis hermanos y hermanas han sido dispersados. Mirando a la luna, quiero expresar mis pensamientos en este poema, que envío a mi hermano mayor en Fuliang, mi séptimo hermano en Yuqian, mi hermano quince en Wujiang y mis hermanos y hermanas menores en Fuli y Xiagui.


Mi herencia perdida por el hambre y el desorden,
mis hermanos y hermanas arrojados hacia el este y el oeste,
mis campos y jardines arruinados por la guerra,
mi propia carne y sangre convertidas en escoria de la calle,
voy a quejarme de mi sombra como una solitaria y errante oca salvaje.
Como una planta de agua en el otoño he sido desgarrado de mi raíz:
miro a la luna y mis lágrimas caen en cinco lugares distintos
por corazones enfermos de un único deseo.













No hay comentarios.: