miércoles, enero 06, 2016

“El colgado”, de Sylvia Plath







Por las raíces de mi pelo algún dios me agarró.
Me crispé en sus azules voltios
como un profeta del desierto.

Las noches de pronto se cerraron
como párpado de lagarto:
Un mundo de calvos días blancos
en una cuenca sin sombra.

Un aburrimiento de buitres me clavó a este árbol.
Si él fuera yo, haría lo que yo hice.



Traducción de Beth Miller

en Siete poetas norteamericanas contemporáneas, 2008







4 comentarios:

Sergio Coddou dijo...

hola, la nueva antología de Pound de Roa incluye Hugh Selwyn Mauberley?
gracias

V i l l a v i c e n c i o dijo...

Sí, Sergio, algunos fragmentos.

Juan Carlos Galan dijo...

Grandísimo poeta. Me impresionó su novela memoria "La campana de cristal"

Juan Carlos Galan dijo...

Grandísimo poeta. Me impresionó su novela memoria "La campana de cristal"