sábado, septiembre 05, 2015

“La montaña Zhongnan”, de Wang Wei








Próxima está la montaña
a la morada del Dios del Cielo.
Cerros tras cerros, hasta la orilla del mar.
Las nubes, que estaban dispersas,
ahora que vuelvo la cabeza,
se han fundido.
La niebla azulada:
al entrar yo en ella,
se desvanece.
Oteo desde la cumbre.
Cambian las direcciones:
Diferente el rayo del sol,
diferente el color en cada valle.
Quiero buscar una posada
y llamo a un leñador.
Salta mi voz a través del agua del arroyo.



en Poesía clásica china, 2001






No hay comentarios.: