sábado, mayo 16, 2015

"Un bote en la primavera del lago Ruoya", de Qiwu Qian

© Versión de Juan Carlos Villavicencio




El amable júbilo no tiene fin:
más adelante resistiré lo que sea que vendrá.
Juntos con mi bote, antes de la brisa de la tarde,
pasamos junto a las flores, entrando al lago,
y giramos al caer la noche hacia el valle del oeste,
donde veo sobre la montaña a la estrella del sur.
Una niebla que se levanta se cierne suave
y a baja altura la luna se inclina a través de los árboles;
prefiero poner lejos de mí todos los asuntos de este mundo
y sólo ser un anciano con una caña de pescar.















No hay comentarios.: