martes, diciembre 09, 2014

"Zattere", de Antoni Clapés

© Versión de Juan Carlos Villavicencio




La luz improbable
de esta gélida niebla te es espejo
y te devuelve el primer verso.

Declina el día.
                              Y la muerte, prendida
a los muros leprosos, cargados de liquen,
de los palacios derrumbados
te dicta la escritura.

Con aflicción, ves la luz que hunde para siempre
los palacios —la imagen de los palacios— y la memoria
en el fondo del canal.
                             Como un misterio,
percepción y luz se desvanecen:

               estos postreros azules sin sombra.






en L’arquitectura de la llum, 2012












No hay comentarios.: