lunes, abril 21, 2014

"Valparaíso", de Juan Carlos Villavicencio





De tu carne siempre abierta al cosmos,
de tu océano sangre como calles, corazones
                        como alturas que no cesan,
el grito i maravilla contra el esqueleto tumbado de cenizas
                                    o el viento enfrentando el filo
donde las horas se trizan ante la insistente afrenta
            a la lógica o la gloria entre las ruinas,
Valparaíso,
eco de todo infierno i gemido en la tierra
                                                            contra el mar,
contra cada augurio la insistencia mayor de un puerto
                        siempre herido i crudo i áspero
que no deja silueta alguna en las olas o las velas
                                    de todo siglo nuestro en su tristeza
i todo ejemplo donde el fin del hombre
            puede más que el hombre,
cuando todo gesto refracta la huella contra otro mundo,
                                                            no olvida
la verdad i crudeza de un respiro persistiendo
            bajo toda estrella nueva,
o acaso muerta junto al mar.



17 de abril, 2014






Pintura: "Dulle Griet" (1562), de Pieter Brueghel















5 comentarios:

Francesc Puigcarbó dijo...

creo lo comenté en otra ocasión, ¿porqué la 'i'?

V i l l a v i c e n c i o dijo...

Licencia poética.

Francesc Puigcarbó dijo...

Es la 'I' que usamos en catalán....

GRÀCIAS.

Alberto Zuco dijo...

Gracias.

Ediciones Lastarria dijo...

Buena.