domingo, julio 28, 2013

"Amapolas en julio", de Sylvia Plath

© Traducción de Juan Carlos Villavicencio




Pequeñas amapolas, pequeñas llamas del infierno,
¿No hacen ustedes daño?

Ustedes refulgen. No puedo tocarlas.
Pongo mis manos en medio de las llamas. Nada se incendia

Y me agota mirarlas
Refulgiendo así, arrugadas y de rojo claro, como la piel
            de una boca.

Una boca recién sangrando.
¡Pequeñas y sangrientas faldas!

Hay humos que no puedo tocar.
¿Dónde están tus opiáceos, tus nauseabundas cápsulas?

Si pudiera sangrar, ¡o dormir! –
¡Si mi boca pudiera casarse con una herida como ésa!

O tus licores se filtraran hacia mí, en esta cápsula de vidrio,
Atenuándose y calmándose.

Pero sin colores. Sin colores.






1962














Poppies In July

Little poppies, little hell flames, / Do you do no harm? // You flicker. I cannot touch you. / I put my hands among the flames. Nothing burns // And it exhausts me to watch you / Flickering like that, wrinkly and clear red, like the skin of a mouth. / A mouth just bloodied. / Little bloody skirts! // There are fumes I cannot touch. / Where are your opiates, your nauseous capsules? // If I could bleed, or sleep! - / If my mouth could marry a hurt like that! // Or your liquors seep to me, in this glass capsule, / Dulling and stilling. // But colorless. Colorless.









No hay comentarios.: