martes, octubre 09, 2012

"Lied a mi madre, maestra de danza", de Juan Carlos Villavicencio




Hay en la tarde que oscurece un mundo
            en el Sur de sus pies forjando fantasías
sobre las tablas ocultas de las lluvias
            como en un teatro guardado por el bosque.
Una niña sueña cada paso
ofreciendo luz en sus manos que se elevan,
describiendo de ternura un futuro manifiesto
            en cada giro de su cuerpo
                        rodeando las escenas, las pinturas,
el abrazo de sus padres
                                        contra el fiero i solitario vendaval.

Hay frente al mar otro sueño donde flores
            i tantas niñas i otras madres crecen
                                                    i otros propios paraísos
                                        se asoman como flores escuchando
primaveras nocturnas o Coppélias abrazando cascanueces
–parecidos a Vivaldi, Chopin o a Tchaikovski incluso–
                                        mientras estas pequeñas hadas
            han sonreído sus infancias bailando como cisnes
gracias a aquella aprendiz de los pasos de Dukas:
                        la magia desbordando cada gesto que respira
            toda sonrisa i faro de belleza como es
                                                                  bendice al mundo.

Afuera quede la oscuridad,
            mi propia sangre contra el fango
                        antes que todo tu dolor si yo pudiera.

Por ti, madre mía,
            espíritu del viento, tierra i mar que me rodea,
íntegro tu eterno amor atraviesa las horas por venir,
todo milagro de un cosmos
                                                    agradeciendo tus colores,
                                        por ti
            cada mirada,
todo el firmamento
                        puede verse ennoblecido.











9 de octubre, 2012








Fotografía de Pato Ventura-Juncá





1 comentario:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.