miércoles, agosto 03, 2011

"La luna me viene mui lus", de Gustavo Mujica





Eso lugare de nadie
tienen pista de alguien
vajo lo esqeleto de puente
e resto de fuego i gato muerto.
Son territorio qe ai qe lloverlo
ai qe solearlo
i non qiero, non qiero verdearlo.

Veses siento lo diesel
en lautopista muerta.
Me miente el viento, me truca el tempo,
qe se cuela por mi cueva mía.
Mentira de viento me truca,
pues lo motore murieron a tempo.

Allá vive clan qe non verdea,
non casan lo perro,
sus diose non están,
comen de tarro lo patane.
Guardan lo supermercáo,
sus emvra tienen crío grise
e mutxo serdo.
Veses eme truecar con ellos
pero non qiero, non qiero estavleser…

Jueves lo caso comiendo lo trufo
dentro mi terra mía.
Le golpéo un ondaso en lojo suio.
Sierto tempo pues
Jueves me trivuta un poema
i medio perro,
un onda i pese aumáo.
E todavía non lo dejo tomar lo trufo mío.

              Poema qe me trivuta Jueves

              Avía un río
              qe tenía mui agua e pese
              e lo secaron.

Verdéo en mi solitud cuando
me ataca serdo de lo patane mercáo
en mi terra mía,
olió lo perro aumáo mío.
Non deja ueso lo serdo amvriento.
Lo patane mercáo non dan comida a sus serdo.
Guardar la comida mía.

Pongo trampa por serdo.
Esta es mi terra mía
e non qierola radiativa.

Verdéo cuando lo sol
e llegan arto pájaro gritón.
Arto enfermo de la pinga,
dos notxes i la luna me viene mui lus.

Arto enfermo del alma,
qiero emvra qestá lejos.

Meamo en la lluvia.
Se me moja el fuego,
se me aúma el corasón,
e suegno con algo verde.

Lo serdo de lo patane mercáo atacan.
Monto trampa con Jueves.

E arta luna me viene mui lus,
en veses mi ojo mío llora.

Lo clan patane mercáo non verdéan
e lo clan patane mercáo mueren,
e Jueves, con la peste grise de otogno.

Qiero emvra mía.
En veses siento motor
en lautopista muerta.

Encontré sapato emvra verde
vajo lo esqeleto de puente
i recuerdo la terra mama,
i nostaljéo lo clane mío
i lo desierto de allá.

              Canto de allá qe recuerdo

              Mi amor mío es verde
              Verdes la vertiente verde.
              Lo canto mío es verde,
              verdes la verdá, verde.

Parto de mi cueva mía,
voi por lo territorio de lo patane mercáo
i todo muerto, todo ediondo,
lo serdo, lo crío grise,
solo ledor de gusano traen lo viento.

Parto con maleta mía
i alguno trufo
i alguno perro aumáo.
Pisto lautopista,
pisto lagua tras de lo tras
e tempo más, qiero estavleser.

Non veo agua ni pese,
non caso lo perro.
Solo vide uesos,
agua negra,
sementerio de ferro,
avione desaláo
i ruedas muertas.

Soi solo,
niun otro por mi nomadear.
Me llevo la mía solitud
por lo vosqe qemáo,
por la llanura grise,
i la ciudade muerta.

I la montagna me viene grande
i la somvra de la montagna me come.

Vide un clan lavando sus ropas.
Eran pastores los vide,
eran solidaros,
eran con cueros de perro
i arta emvra fertile,
niuna conserva les vide.

Por rentrar en lo suio clane
ello me pegan fuerte,
ío sufro tanto ío.
Eso rasa meumillan,
eso omvre non qieren
lomvre en mi solitud,
lomvre individo,
caloroso de sus emvra.

Entro en su terra regada
por un río qe ia vide
en algún suegno mío.
I qiero estavleser con ellos
e los doi unos trivutos,
un perro aumáo
i un poemansiano.

              Poemansiano qe los doi

              Ei visto artxipiélagos siderale
              i sielos locos qesperansan al galero.
              Ei visto notxes avisales
              ensognando a un exiliáo.
              Ooo tú, futuritmo,
              ¿Sois pájaros volando en redondo?

Sierto tempo pues
prendo sus palavra,
prendo sus nomvre.
I qiero emvra de aqí
e qiero estavleser
con lo clane desta terra,
a la orilla deste río
qe su canto siento mío.












en Avía un río, 2007
















No hay comentarios.: