miércoles, junio 22, 2011

"El público", de Federico García Lorca

Fragmento del Cuadro Primero




(El Director cambia su peluca rubia por una morena. Entran tres Hombres vestidos de frac exactamente iguales. Llevan barbas oscuras.)

HOMBRE I. ¿El señor Director del teatro al aire libre?
DIRECTOR. Servidor de usted.
HOMBRE I. Venimos a felicitarle por su última obra.
DIRECTOR. Gracias.
HOMBRE 3. Originalísima.
HOMBRE I. ¡Y qué bonito título! Romeo y Julieta.
DIRECTOR. Un hombre y una mujer que se enamoran.
HOMBRE I. Romeo puede ser una ave y Julieta puede ser una piedra. Romeo puede ser un grano de sal y Julieta puede ser un mapa.
DIRECTOR. Pero nunca dejarán de ser Romeo y Julieta.
HOMBRE I. Y enamorados. ¿Usted cree que estaban enamorados?
DIRECTOR. Hombre... Yo no estoy dentro...
HOMBRE I. ¡Basta! ¡Basta! Usted mismo se denuncia.
HOMBRE 2. (Al Hombre I.) Ve con prudencia. Tú tienes la culpa. ¿Para qué vienes a la puerta de los teatros? Puedes llamar a un bosque y es fácil que éste abra el ruido de su savia para tus oídos. ¡Pero un teatro!
HOMBRE I. Es a los teatros donde hay que llamar; es a los teatros para...
HOMBRE 3. Para que se sepa la verdad de las sepulturas.
HOMBRE 2. Sepulturas con focos de gas, y anuncios, y largas filas de butacas.
DIRECTOR. Caballeros...
HOMBRE I. Sí, sí. Director del teatro al aire libre, autor de Romeo y Julieta.
HOMBRE 2. ¿Cómo orinaba Romeo, señor Director? ¿Es que no es bonito ver orinar a Romeo? ¿Cuántas veces fingió tirarse de la torre para ser apresado en la comedia de su sufrimiento? ¿Qué pasaba, señor Director…, cuando no pasaba? ¿Y el sepulcro? ¿Por qué, en el final, no bajó usted las escaleras del sepulcro? Pudo usted haber visto un ángel que se llevaba el sexo de Romeo mientras dejaba el otro, el suyo, el que le correspondía. Y si yo le digo que el personaje principal de todo fue una flor venenosa, ¿qué pensaría usted? ¡Conteste!
DIRECTOR. Señores, no es ése el problema.
HOMBRE I. (Interrumpiendo.) No hay otro. Tendremos necesidad de enterrar el teatro por la cobardía de todos. Y tendré que darme un tiro.
HOMBRE 2. ¡Gonzalo!
HOMBRE I. (Lentamente.) Tendré que darme un tiro para inaugurar el verdadero teatro, el teatro bajo la arena.
DIRECTOR. Gonzalo...
HOMBRE I. ¿Cómo?... (Pausa.)
DIRECTOR. (Reaccionando.) Pero no puedo. Se hundiría todo. Sería dejar ciegos a mis hijos y luego ¿qué hago con el público? ¿Qué hago con el público si quito las barandas al puente? Vendría la máscara a devorarme. Yo vi una vez a un hombre devorado por la máscara. Los jóvenes más fuertes de la ciudad, con picas ensangrentadas, le hundían por el trasero grandes bolas de periódicos abandonados, y en América hubo una vez un muchacho a quien la máscara ahorcó colgado de sus propios intestinos.
HOMBRE I. ¡Magnífico!
HOMBRE 2. ¿Por qué no lo dice usted en el teatro?
HOMBRE 3. Eso es el principio de un argumento.
DIRECTOR. En todo caso un final.
HOMBRE 3. Un final ocasionado por el miedo.
DIRECTOR. Está claro, señor. No me supondrá usted capaz de sacar la máscara a escena.
HOMBRE I. ¿Por qué no?
DIRECTOR. ¿Y la moral? ¿Y el estómago de los espectadores?
HOMBRE I. Hay personas que vomitan cuando se vuelve un pulpo del revés y otras que se ponen pálidas si oyen pronunciar con la debida intención la palabra cáncer; pero usted sabe que contra esto existe la hojalata, y el yeso, y la adorable mica, y, en último caso, el cartón, que está al alcance de todas las fortunas como medio expresivo. (Se levanta.) Pero usted lo que quiere es engañarnos. Engañarnos para que todo siga igual y nos sea imposible ayudar a los muertos. Usted tiene la culpa de que las moscas hayan caído en cuatro mil naranjadas que yo tenía dispuestas. Y otra vez tengo que empezar a romper las raíces.










1930









1 comentario:

Medusa Eléctrica dijo...

"El teatro bajo la arena"... aiss el subterraneo que habla tan alto, que rompe la cortina de humo y los artificios del "pan y circo".
Que grande Lorca.