sábado, mayo 09, 2009

“Prefacio a una página en blanco”, de Alexis Figueroa







Considerad monjes peregrinos
el homenaje silencioso de esta página.
La he dejado en blanco como ofrenda,
como tributo a las artes de la carne,
por consideración a vuestra devoción tan solitaria.

Aquí queda, virgen que no ha sido fecundada,
incitando con su albor tan primigenio,
que recuerda el primer día del mundo,
esa luz antes de todo y las estrellas.

Considerad este anhelo por los gestos,
el verles en acción sobre el vacío,
grabando las esquelas de la vida
sobre esta lápida marmórea.

Rúbrica pondrán. Es vuestro intento
el echar a los surcos la semilla.
Pero a la vez de crear vida
dejarán ruinas tras la mano,
signos que serán sin ser vosotros,
dólmenes vacíos, eriales fúnebres,
cuencas, cuencas, en las que sólo quedan ecos
-no vosotros, peregrinos-,
la sacra reliquia de la tinta en sus osarios.






en El laberinto circular y otros poemas, 1996










1 comentario:

"Skarpenker" dijo...

SALUDOS HERMANOS DE LAS LETRAS!!!


www.poetasalados.blogspot.com